El niño de 11 años hallado muerto en su casa de Ibiza habría fallecido por un accidente

La Guardia Civil continúa investigando en Ibiza las causas del fallecimiento de un niño de 11 años, que fue hallado muerto el pasado miércoles por la noche en su casa del municipio ibicenco de Sant Antoni. El menor fue encontrado ahorcado en la residencia familiar. La hipótesis más probable en estos momentos apunta a que su muerte habría sido fruto de un accidente fortuito y fatal.

Según han explicado este viernes a ABC fuentes oficiales de la Guardia Civil, se ha descartado ya completamente la posible intervención de terceras personas en la muerte del niño o la posibilidad de que el propio menor hubiera estado sufriendo episodios de «mobbing» que le hubieran llevado tal vez a tomar una decisión extrema. En ese sentido, está prácticamente descartada la hipótesis de un suicidio. La autopsia al pequeño le fue practicada ya ayer.

En el momento en que tuvo lugar el suceso se hallaban en la casa la actual pareja de la madre y los dos hermanos del niño, ambos gemelos y menores que él. La mujer se encontraba en el trabajo. La familia alertó del trágico hallazgo a los servicios de emergencias. De inmediato se desplazaron hasta el lugar la Guardia Civil, la Policía Local de Sant Antoni y una ambulancia. Los facultativos no pudieron hacer ya nada para salvar la vida del menor.

Teniendo en cuenta las especiales circunstancias de este caso, agentes del Equipo de Mujer y Menores (Emume) de la Guardia Civil de Palma se desplazaron ayer a Ibiza, para colaborar en las tareas de investigación, que han proseguido a lo largo de toda la jornada.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!