«El mundo le está observando»

La Casa Blanca ha advertido de que el régimen de Nicolás Maduro será castigado si reprime por la fuerza el intento de introducir la ayuda humanitaria desde Brasil y Colombia. El ejército norteamericano ha dispuesto cientos de toneladas de alimentos y medicinas en las localidades de Cúcuta, en Colombia, y Boa Vista, en Brasil, ambas en la frontera con Venezuela. El representante especial de Donald Trump para la transición en Venezuela, Elliott Abrams, se encuentra en la frontera de Colombia y Venezuela para representar a la Casa Blanca.

Según ha dicho esta madrugada la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, «cualquier atroz violación de los derechos humanos por parte de Maduro y los que están bajo su mando no quedarán impunes. Estados Unidos insta firmemente a los militares venezolanos a que cumplan con su deber constitucional de proteger a los ciudadanos de Venezuela. El ejército venezolano debe permitir que la ayuda humanitaria ingrese pacíficamente al país. El mundo les está observando hoy».

La Casa Blanca ha repetido en numerosas ocasiones que no descarta una opción militar si Maduro se aferra al poder y se niega a dejar paso a un gobierno de transición liderado por el presidente encargado Juan Guaidó, que asumió el cargo el 23 de enero atendiendo a los preceptos constitucionales. Guaidó cruzó el viernes la frontera de Venezuela a Colombia y se reunió con el presidente de Colombia, Iván Duque; el de Chile, Sebastián Piñera, y el de Paraguay, Mario Abdo.

El ejército de Maduro abrió fuego el viernes contra un grupo de venezolanos que intentaba mantener un corredor abierto en la frontera con Brasil. Murieron dos personas. La Casa Blanca amonestó también a Maduro por ese ataque. «EE.UU. condena en los términos más enérgicos el uso de la fuerza por parte del ejército de Venezuela contra civiles desarmados y voluntarios inocentes en la frontera de Venezuela con Brasil».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!