¬ęEl Mundial de Sud√°frica uni√≥ a todo un pa√≠s¬Ľ

Michael Robinson lleg√≥ a Osasuna en 1986 con una Premier y una Champions bajo el brazo. Aterriz√≥ en una ciudad de la que apenas hab√≠a o√≠do hablar y se embarc√≥ en una aventura, la del f√ļtbol espa√Īol, que a√ļn hoy contin√ļa. Tras jugar en la Liga durante tres temporadas colg√≥ las botas y dio el salto al periodismo nacional. Desde entonces, hace ya treinta a√Īos, se ha convertido en un icono de nuestro deporte. Empez√≥ apareciendo el el m√≠tico ¬ęEl D√≠a Despu√©s¬Ľ y sigue narrando los partidos hasta el d√≠a de hoy. Tambi√©n presenta ¬ęInforme Robinson¬Ľ, un producto brillante mediante el que cuenta historias a los espectadores. Con motivo del World Football Summit 2019, Robinson atendi√≥ a ABC y habl√≥ de su enfermedad, de pol√≠tica, de periodismo y, c√≥mo no, de f√ļtbol.

‚ÄĒMe gustar√≠a que me dijera un equipo, un jugador y un partido que le hayan marcado.

El Barcelona de Guardiola. Siempre pens√© que ver√≠a algo as√≠ con ochenta a√Īos, pero con cincuenta pude ver un f√ļtbol que parec√≠a un juego virtual. Era realmente impresionante. ¬ŅUn jugador? Messi. Y un partido… El Liverpool eliminando al Bar√ßa. No lo imaginaba. Lo dije a varias personas: me imaginaba al Liverpool marcando cuatro goles, pero no que no marcara el Barcelona… Fue la tormenta perfecta.

‚ÄĒ¬ŅY lo m√°s sorprendente?

Lo m√°s extra√Īo que he visto es cuando el Liverpool gan√≥ la final de la Champions al Milan. Y por excelencia, lo que me provoc√≥ l√°grimas, fue la final del Mundial. En la pr√≥rroga vi que Espa√Īa iba a por el partido y se quedaba muy desguarnecida atr√°s a expensas de los contragolpes de Holanda. Si no hubiera estando comentando el partido me habr√≠a ido a la cocina a tomarme un caf√© para no verlo. Tuve miedo. Cuando marc√≥ Andr√©s grit√© como un ni√Īo y me puse a llorar. Estaba muy seguro de que en mi pa√≠s, Espa√Īa, practic√°bamos el mejor f√ļtbol. √Čramos campeones de la Eurocopa y yo pensaba que si dios exist√≠a, Espa√Īa deb√≠a ser campeona.

‚ÄĒ¬ŅQu√© le gustaba de aquella selecci√≥n?

Admiraba mucho a Vicente del Bosque y los futbolistas parec√≠an los yernos perfectos. Provocaba algo que el f√ļtbol debe hacer, y es que cuando los ni√Īos ven jugar digan: ¬ęPap√°, yo quiero ser como √©l¬Ľ. Eso significa que el f√ļtbol goza de un buen estado de salud. Lo peor es que los ni√Īos no piensen eso o, que si lo piensan, los padres les digan que ni hablar. Aquella selecci√≥n eran un ejemplo.

‚ÄĒAquella victoria uni√≥ a todo pa√≠s, ¬Ņno cree?

S√≠, sin duda. Yo en la Eurocopa presentaba tres programas al d√≠a y cuando sal√≠a del estudio en Tres Cantos hab√≠a gente que espont√°neamente llevaba banderas espa√Īolas. Nunca hab√≠a visto tantas banderas espa√Īolas sin un significado pol√≠tico detr√°s hasta entonces. Ver a gente en Barcelona, Bilbao, por toda la geograf√≠a espa√Īola, que sacaba la bandera es magia.

‚ÄĒ¬ŅEs dif√≠cil de entender para un brit√°nico que la bandera est√© mal vista en ocasiones?

La bandera inglesa no ha sido usada como un arma; significa libertad. Est√° hecha para unificar las banderas de los pa√≠ses de la Uni√≥n. No estoy seguro de que la bandera espa√Īola haya estado siempre bien usada. Entonces, como ha sido usada por una expresi√≥n determinada, la gente disconforme con esa expresi√≥n siente rechazo por la bandera. Esa bandera les supuso algo que no iba con ellos. Es una pena que no siempre haya unificado los sentimientos de todos los espa√Īoles. Y mira por d√≥nde, algo tan l√ļdico como es el f√ļtbol hizo que se sintiese orgullo de sus colores, de su bandera, cantando incluso ¬ęYo soy espa√Īol, espa√Īol, espa√Īol¬Ľ. Eran momentos maravilloso y es una pena que tuviera que ser por un partido de f√ļtbol.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!