El mensaje de Calderón que no cesa

Diego Doncel

¬ęLa vida es sue√Īo¬ĽTeatro de la Comedia, Madrid

Helena Pimenta se despide brillantemente de la direcci√≥n del CNTC con la misma obra con la que comenz√≥ su andadura en 2012: ¬ęLa vida es sue√Īo¬Ľ. Pimenta vuelve a utilizar, como entonces, las mismas armas que nos gusta descubrir en el teatro de Calder√≥n: la imaginaci√≥n, la potencia conceptual y el riesgo esc√©nico. Y nos ofrece de nuevo una obra que mira a lo esencial: el hombre movido por unas fuerzas interiores, el esfuerzo y la aspiraci√≥n a la libertad frente a las supersticiones y los abusos de poder. Ese mirar lo esencial est√° presente en la escenograf√≠a y por supuesto en la adaptaci√≥n de Juan Mayorga, una adaptaci√≥n que vuelve a conseguir dar claridad y profundidad, aunque se haya tenido que prescindir de algunos momentos importantes de la obra.

Como entonces, tambi√©n ahora Helena Pimenta vuelve a representar a Calder√≥n desde la intensidad, sabiendo que el verso, el ritmo y el espacio forman parte de una aventura de sentimiento y pensamiento, de una reflexi√≥n sobre el destino, es decir, sobre el valor para conquistar y construir un destino por encima de predestinaciones, crueldades e irracionalidades. No es extra√Īo, por eso, que haya querido arroparse con los int√©rpretes m√°s j√≥venes de la Compa√Ī√≠a, dejar para ellos este mensaje encima de las tablas.

El escenario est√° constituido por una cortina de pl√°stico trasl√ļcido iluminada por una luz blanca, los andamios de los focos sirven para representar los riscos de la monta√Īa donde est√° confinado Segismundo o, tambi√©n, las altas torres ocupadas por los guardias. Un espacio, por tanto, que proyecta esa tensi√≥n entre lo real y lo fantasmal, entre lo real y su sombra, un espacio mutante que es c√°rcel y liberaci√≥n, creado por esos pocos elementos pero potenciado por la iluminaci√≥n envolvente de G√≥mez Cornejo.

En el plano interpretativo cabe destacar la ambici√≥n, las ganas por estar a la altura del texto y del montaje. Calder√≥n era un poeta, ¬ęLa vida es sue√Īo¬Ľ es un inmenso poema esc√©nico, por eso tal vez el verso de Calder√≥n necesita un fraseo menos estridente, m√°s √≠ntimo, incluso cuando se convierte en grito o en queja. Un detalle m√≠nimo para un elenco que da siempre la altura, que posee la fuerza y la eficacia para transmitir, para conmover.

Calderón siempre es una conmoción, la del alma del hombre preguntándose por sus límites y saliendo a la intemperie de las metafísicas. Calderón en sí mismo es una mente teatral que construye las metáforas, los símbolos de nuestra fragilidad y nuestra dignidad. Helena Pimenta recoge todo esto en un espectáculo deslumbrante, intenso, claro y con un mensaje para estos tiempos. Pimenta y Calderón, un idilio que no cesa.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!