El Liverpool quiere su antigua corona

Han pasado veintiochos años de la última Liga del Liverpool. Fue en 1990. Por aquel entonces, los «reds» sumaron su décimo octavo título de este tipo. El Arsenal tenía nueve Ligas y el United, siete. El reinado del equipo era tal que parecía imposible que en algún momento perdiera el trono inglés.

Pero el fútbol tiene estas cosas, y en 2018 el Liverpool sigue con los mismos títulos, sumando el United una veintena. La sequía nacional es impropia de una entidad como el Liverpool, que ha sido superado una y otra vez en la Premier. Sin embargo, este año puede ser el definitivo. Con Jürgen Klopp en el banquillo lideran la tabla y la ventaja con sus perseguidores se ha agrandado tras las derrotas ayer de City y Chelsea.

La victoria del Liverpool del viernes a domicilio ante el Wolves (0-2)ha servido para poner tierra de por medio. La inesperada derrota del City en casa ante el Crystal Palace (2-3) alimenta los sueños de los aficionados de Anfield. Ni siquiera la reaparición goleadora de De Bruyne evitó el tropiezo. El Chelsea, por su parte, se dejó los tres puntos en casa al caer ante el Leicester con gol de Vardy (0-1).

Esta temporada puede ser en la que se entierre la «maldición de la Premier», la cual el Liverpool no ha conquistado aún bajo esta denominación. Ha llovido tanto desde la última vez que lo hizo que abruma echar la vista atrás. En 1990, Francia no tenía ningún Mundial y hoy tiene dos. El Real Madrid tenía seis Champions, hoy tiene trece. Fuera del fútbol, Freddie Mercury seguía deleitando con su voz al mundo y en Sudáfrica, por ejemplo, Nelson Mandela era elegido presidente. Demasiado tiempo.

Pesadilla con Ferguson

El responsable de este negro periodo tiene nombre propio: Alex Ferguson. Con el técnico escocés en el banquillo, el United logró trece Ligas. Su marcha ha coincidido con el declive del equipo, que esta jornada ha recuperado las buenas sensaciones tras la destitución de Mourinho. La goleada al Cardiff (1-5) en el estreno de Solskjaer da esperanza a los aficionados de Old Trafford.

La pasada final de la Champions pudo ser el aviso de que el Liverpool está de vuelta. La llegada de Klopp a Anfield ha dado al equipo un sello de identidad. El tridente formado por Salah, Mané y Firmino está en la élite europea y suma 22 goles en la Premier. A esto hay que añadirle la calidad defensiva que ha logrado el técnico alemán, siendo el Liverpool el equipo menos goleado con tan solo siete goles.

La temporada pasada, el dominio del City no dejó rival por el título. Este año la Liga está más competida y el Liverpool, de momento, es el campeón de invierno. Aunque aún está todo por decidir, en Anfield saben que este año Freddie Mercury, como en 1990, vuelve a ser noticia. Esta vez por el cine. Quizá sea un presagio.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!