el laberinto judicial sin fin

De los distintos casos de corrupci√≥n que ha habido en Baleares en estos √ļltimos a√Īos, quiz√°s sea el caso Cursach el m√°s complejo y tenebroso de todos. Decenas de personas imputadas, polic√≠as y funcionarios bajo sospecha, pol√≠ticos defenestrados, jueces y fiscales en entredicho, concentraciones contra los instructores, continuas filtraciones del sumario, testigos amenazados o agredidos, testimonios m√°s que dudosos y √ļltimamente periodistas hostigados son los principales elementos que conforman hoy esta macrocausa.

Cabe recordar que en el caso Cursach se investiga desde hace cinco a√Īos la existencia de una presunta trama de corrupci√≥n policial, pol√≠tica y empresarial cuyo impulsor ser√≠a el principal empresario del sector del ocio nocturno de Baleares durante d√©cadas, Tolo Cursach. En los √ļltimos meses apenas hab√≠a habido novedades relevantes en relaci√≥n a este caso, pero desde hace dos semanas la situaci√≥n ha cambiado por completo, con la aparici√≥n de distintos hechos de alcance que han copado numerosos titulares durante d√≠as.

As√≠, el pasado 11 de diciembre trascendi√≥ que el actual instructor del caso, el juez Miquel Florit, hab√≠a ordenado requisar los m√≥viles y diversa documentaci√≥n de un periodista de ¬ęDiario de Mallorca¬Ľ y de una redactora de Europa Press en el marco de una investigaci√≥n interna sobre las filtraciones habidas desde hace tiempo. La citada actuaci√≥n judicial suscit√≥ numerosas muestras de apoyo hacia los dos periodistas afectados y manifiestos de defensa del secreto profesional. La respuesta de los dos medios citados fue, por su parte, presentar una querella contra Florit por los presuntos delitos de prevaricaci√≥n judicial, contra la inviolabilidad de domicilio y contra el ejercicio del derecho al secreto profesional del periodista. Dicha querella ha sido admitida ya a tr√°mite.

Las mencionadas filtraciones period√≠sticas hab√≠an motivado, por otro lado, que agentes de Asuntos Internos iniciasen meses atr√°s una investigaci√≥n para intentar averiguar qui√©nes habr√≠an estado detr√°s de dichas filtraciones. Las primeras sospechas recayeron sobre el Grupo de Blanqueo de la Polic√≠a Nacional de Palma, recientemente desmantelado, cuyos miembros llevaron el peso de la investigaci√≥n del caso Cursach durante a√Īos. En ese contexto, el exjefe del Grupo de Blanqueo y un agente de dicha extinta unidad fueron detenidos el pasado 19 de diciembre por el presunto delito de ¬ędescubrimiento y revelaci√≥n de secretos¬Ľ. Tras acogerse a su derecho a no declarar, ambos quedaron en libertad con cargos, a la espera de comparecer en un futuro ante el juez.

Cinco a√Īos

Los or√≠genes de la macrocausa conocida hoy como caso Cursach se remontan a 2013. En aquellas fechas, el entonces instructor de la causa, el juez Manuel Penalva, y el fiscal Miguel √Āngel Subir√°n empezaron a investigar una posible trama de corrupci√≥n en el seno de la Polic√≠a Local de Palma y de Calvi√°, que habr√≠a estado m√°s o menos activa a lo largo de las dos √ļltimas d√©cadas. Para Penalva y Subir√°n, formaban tambi√©n parte de dicha supuesta red delictiva Cursach -que pose√≠a negocios en ambos municipios-, antiguos dirigentes locales del PP y funcionarios de distintas administraciones.

Seg√ļn esa hip√≥tesis, el magnate isle√Īo habr√≠a contado durante a√Īos con la ¬ęprotecci√≥n¬Ľ de polic√≠as, cargos pol√≠ticos y funcionarios, que habr√≠an favorecido sus negocios a cambio de d√°divas y regalos, mientras que habr√≠an perjudicado a los de la competencia con continuas inspecciones y sanciones. Esa acusaci√≥n ha sido siempre negada de manera rotunda por el propio Cursach y por sus colaboradores.

A lo largo del √ļltimo lustro, el caso Cursach se ha ido ampliando poco a poco, por lo que hoy cuenta ya con diversas piezas separadas. Por lo que respecta a la pieza principal, ser√° dilucidada ya en breve. De hecho, hace unos d√≠as la Fiscal√≠a Anticorrupci√≥n present√≥ su escrito de acusaci√≥n en relaci√≥n a dicha pieza, en el que pide ocho a√Īos y medio de prisi√≥n para Cursach por los presuntos delitos de integraci√≥n en grupo criminal, cohecho, coacciones y prevaricaci√≥n. El Ministerio P√ļblico quiere que se sienten en el banquillo otras 23 personas adem√°s del empresario, entre las que se encuentran empleados de Cursach, funcionarios y una quincena de polic√≠as locales de Palma. En el escrito de acusaci√≥n se se√Īala, por ejemplo, que algunos agentes habr√≠an sido invitados a fiestas con prostitutas que habr√≠an tenido lugar en la discoteca Tito‚Äôs, cuyo propietario era Cursach. En dichas fiestas, supuestamente, tambi√©n se consum√≠an drogas.

El segundo juicio

Este ser√° el segundo juicio al que se enfrente el empresario mallorqu√≠n. Cabe recordar que el Juzgado de lo Penal n√ļmero 7 de Palma le conden√≥ el pasado mes de junio a ocho meses de c√°rcel por un delito de tenencia il√≠cita de armas. La sentencia, que hab√≠a sido recurrida, fue confirmada el pasado mes de octubre por la Audiencia Provincial de Palma. La mencionada sentencia condenatoria no implic√≥ el ingreso de Cursach en la c√°rcel, ya que se tuvo en cuenta que el magnate hab√≠a pasado previamente 13 meses en prisi√≥n provisional, entre marzo del pasado a√Īo y abril de este a√Īo. El empresario qued√≥ en libertad con cargos despu√©s de haber abonado la fianza de un mill√≥n de euros exigida por la Audiencia Provincial.

El juez que orden√≥ en su momento el ingreso en prisi√≥n preventiva de Cursach fue el ya citado Penalva, que fue apartado de la causa el pasado mes de marzo por la Audiencia Provincial por ¬ęp√©rdida de apariencia de imparcialidad¬Ľ. Su sustituto fue el juez Florit, que ahora se enfrenta a una querella por presunta prevaricaci√≥n. Ambas circunstancias, m√°s todas las ya se√Īaladas y las que puedan surgir en breve, hacen que cada vez existan m√°s dudas sobre cu√°l puede ser el futuro procesal del caso Cursach. Lo √ļnico seguro, por ahora, es que el juicio de la pieza principal se celebrar√°, aunque su posible desarrollo y su conclusi√≥n sean, hoy por hoy, tambi√©n una inc√≥gnita.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!