El inesperado rechazo de Chelo García Cortés a Isabel Pantoja

Chelo García Cortés ha acudido este fin de semana a «Sábado Deluxe» dispuesta a saldar cuentas con sus compañeros de «Sálvame» y, en especial, con María Patiño con quien mantiene un frente abierto desde hace ya tres meses, pues la ex superviviente está muy decepcionada debido a la falta de apoyo por parte de la presentadora durante su paso por Honduras.

Aún así, García Cortés también ha aprovechado para hablar sobre su compañera de concurso Isabel Pantoja, con quien supuestamente había retomado su amistad en la isla. La colaboradora habló sobre cómo se encuentra en la actualidad su relación con la tonadillera, reconociendo que a su regreso a Madrid, han vuelto a aparecer esas desavenencias entre ambas mujeres que ya las distanciaron en su día y por las que Chelo no estaría dispuesta a ceder.

«Isabel y yo hemos limado asperezas conviviendo. Nos hemos visto, hemos convivido bien, luego yo estaba encantada de la vida con Mahi… Pero nos hemos ayudado. Pues a lo mejor no nos vemos. Yo no voy a dar el primer paso. Esta vez no», sentenció Chelo sobre la madre de Chabelita y Kiko Rivera.

A pesar de que todo apuntaba a una reconciliación entre las dos ex amigas, la cantante sevillana ha preferido no invitar a la colaboradora de «Sálvame» a la fiesta de su 63º cumpleaños, la cual tendrá lugar en su finca de Cantora el próximo día 2 de agosto. Es más, tal y como ha desvelado «El programa del verano», la decisión de vetar a Chelo García Cortés en esta fiesta habría sido iniciativa de Agustín Pantoja, su hermano, con quien la periodista no guarda buena relación.

«Está invitado medio equipo de ‘Supervivientes’. Y, no. A mí no me ha invitado pero yo no iba a ir. Antes de ir a Cantora tendré que hablar con ella del tema y hablar con Agustín», señaló la colaboradora de «Telecinco» ante la incredulidad de sus compañeros de trabajo.

«No me apetece ir al cumpleaños de Isabel en este momento», insistió Chelo García Cortés ante quienes le reprochaban que sus palabras no era más que fruto del rencor que guarda hacia la tonadillera por no mandarle invitación. «No se lo puede tomar a mal porque no me ha invitado», concluyó.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!