El independentismo radical amenaza al Govern de Quim Torra en vísperas del 1-O

La estrategia del gobierno que encabeza Quim Torra empieza a desesperar a sus socios más radicales. El president quiere alargar los tempos echando mano de su ya habitual retórica republicana mientras negocia concesiones con el Ejecutivo Sánchez. Esta metodología agrada a ERC, pero irrita a la CUP y a las facciones más nerviosas de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Ambas, han empezado a conjurarse para forzar un viraje de la Generalitat coincidiendo con el primer aniversario del referéndum ilegal del 1-O.

Este miércoles, los anticapitalistas han anunciado su intención de realizar un ambicioso «proceso participativo» que tiene como intención «trasladar los debates estratégicos fuera de los despachos» y analizar «todo lo que falló» tras el referéndum ilegal del 1-O y la declaración de independencia posterior. «Se hablarán temas como la opacidad en la toma de decisiones por parte de los partidos del independentismo hegemónico y la renuncia a desobedecer la legalidad española por parte de las instituciones», han advertido desde la CUP.

Quim Torra y la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie – EFE

La formación anticapitalista critica la «desorientación» y la «inacción» del Govern de la Generalitat y de los partidos mayoritarios del independentismo en el Parlament. «No podemos ceder toda la iniciativa al Estado con los juicios del otoño», apuntan desde el Secretariado Nacional de los antisistema. En la misma línea trabajan desde la ANC. La entidad independentista se ha visto superada en los últimos tiempos por los pujantes Comités de Defensa de la República. Para contrarrestar esta tendencia, ha empezado a apostar por contrariar al Ejecutivo que apadrinó hace meses.

República o elecciones

Así las cosas, según han confirmado a ABC fuentes de la entidad secesionista, en las últimas semanas se ha debatido con insistencia la posibilidad de lanzar un ultimátum a Quim Torra: O república o elecciones. Esa es la disyuntiva que quisieron plantear al presidente catalán en vísperas de la «Diada» del 11 de septiembre. Finalmente, la Assemblea optó por un discurso ligeramente más moderado, pero que igualmente exhortaba al Ejecutivo autonómico a no «malbaratar» los resultados del 1-O, justo cuando se cumple un año del referéndum ilegal.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!