El independentismo no logra bloquear Barcelona ni entorpecer el Consejo de Ministros

Un detenido y tranquilidad en las distintas «columnas». Ese es el resumen de las primeras horas de las movilizaciones convocadas por los autodenominados «Comités de Defensa de la República» con motivo del Consejo de Ministros que se celebra este viernes en Barcelona. Muchos manifestantes empezaron a dirigirse hacia el centro de la Ciudad Condal antes del amanecer, sin embargo, y más allá de puntuales cortes en carreteras y autopistas el impacto de sus marchas ha sido escaso.

«Uno de octubre, ni olvido ni perdón», «40 de Constitución, 40 años de opresión». Las consignas y cánticos de esta mañana eran los de siempre, sin embargo, el secesionismo ha exhibido un poder de convocatoria inusualmente bajo a pesar de que hoy su intención era «bloquear» Cataluña con «marchas y barricadas». Pasadas las nueve de la mañana, ha quedado demostrado que esa voluntad de parar la comunidad a primera hora había acabado con fracaso y que más allá de los cortes de carreteras protagonizados por algunos manifestantes, sobretodo en Gerona y en la Cataluña rural, el impacto de las protestas había sido escaso.

Únicamente en la zona de la calle Paralelo de Barcelona han habido algunos momentos de enfrentamiento entre CDRs y mossos durante la mañana. Las vallas que conformaban el cordón policial no estaban bien fijadas y los manifestantes han podido superarlo durante algunos minutos. Ha sido entonces cuando se han producido unas breves cargas que han sido el único punto de tensión de la mañana. En cuanto a las tres «columnas» que iban a rodear la Llotja de Mar (el palacio en el que se celebrará la reunión del Ejecutivo Sánchez) han congregado poco más de un millar de personas.

Sánchez, con Colau

Las manifestaciones de este viernes no han afectado el normal funcionamiento del día a día de Barcelona, asimismo, la previsión de muchos ciudadanos ha hecho que la llegada al trabajo y a puntos como el aeropuerto fuera escalonada, lo que ha evitado retenciones y colapsos. Servicios como el AVE o el Metro han funcionado también con normalidad. Por su parte, el presidente del Gobierno ha podido realizar su agenda sin altercados y a primera hora de la mañana se ha reunido con la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, en su hotel.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!