El independentismo catalán se suma a Podemos y el PP exigiendo la dimisión de Borrell

La presión para que el ministro de Exteriores, Josep Borrell, dimita se incrementa sin parar. En las últimas horas -después de conocerse la multa que la Comisión del Mercado de Valores le ha impuesto al socialista- los socios que sustentan el Ejecutivo de Pedro Sánchez han lanzado varias peticiones para que este de un paso al lado rápidamente. El primero ha sido Pablo Iglesias. Al líder de Podemos se le han sumando los independentistas catalanes en boca de la portavoz del Govern de la Generalitat, Elsa Artadi.

«Es inaudito que este señor siga siendo ministro del Gobierno. En cualquier país habría dimitido». Así de tajante se ha mostrado este mediodía la consejera de la Presidencia del Ejecutivo de Quim Torra al valorar el escándolo por el uso de información privilegiada que hizo Borrell en la venta de acciones de Abengoa.

Artadi también ha pedido al presidente del Gobierno una reflexión sobre «qué tipo de gobierno quiere tener», y ha considerado incompatible ser ministro con haberse demostrado que una anterior etapa se ha hecho uso de información confidencial. Asimismo, desde Junts per Catalunya -la formación de Carles Puigdemont– Eduard Pujol se ha sumado a las críticas preguntándose «¿A qué hora pliega?, Y si el ministro accionista no pliega, a qué hora lo hacen dimitir?».

Casado: «No es la primera vez»

El líder del PP, Pablo Casado, también ha pedido este martes la dimisión del responsable de Exteriores. A juicio del jefe de la oposición, Borrell, está «deslegitimado» para continuar en el Gobierno y ha urgido al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a que «aplique» a sus ministros el «mismo baremo de exigencia» que tenía en la oposición. «¿A qué espera para cesar a sus ministros?», ha preguntado a Sánchez después de que se haya hecho pública la multa de 30.000 euros.

En un acto público en Adra (Almería), Casado ha calificado de «gravísima» la sanción y ha señalado que «no es la primera vez» que el titular de Exteriores «tienen un problema de esta naturaleza», haciendo alusión a «otro caso gravísimo» que forzó su dimisión en 2003 del cargo de secretario general del PSOE «y relacionado con técnicos de Hacienda y su papel en la administración del patrimonio familiar».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!