El imperdonable (y repetido) error de Marcelo

El Real Madrid sum√≥ este martes una nueva derrota en su cuarto partido de pretemporada. Los de Zinedine Zidane no pudieron con un Tottenham m√°s rodado y vigente subcampe√≥n de Europa en las semifinales de la Audi Cup en M√ļnich. Y una vez m√°s comenzaron el partido perdiendo, como cada vez que han jugado este verano.

En esta ocasi√≥n se vieron de nuevo por detr√°s en el marcador en los primeros minutos del choque, concretamente en el minuto 22. Harry Kane, con un magn√≠fico olfato para el gol, no desperdici√≥ la oportunidad que le brind√≥ el madridista Marcelo en una jugada sin aparente peligro. El lateral brasile√Īo convirti√≥ lo que habr√≠a sido un saque de banda en una asistencia perfecta a su rival para sorpresa de sus compa√Īeros de zaga y de Keylor Navas.

No es la primera vez que el lateral izquierdo causa un estrago tal en una acción a priori sin importancia. De hecho le pasó ya el verano pasado, en la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid. Los blancos ganaban por 2-1 a falta de doce minutos cuando, en un intento por evitar que el balón saliera por la banda y acabara en manos de los rojiblancos, acabó regalándeselo a Juanfran para que sirviera a Diego Costa y empatase un partido que se le terminó escapando al entonces campeón de continental.

Mejor físico, mismas lagunas

El Marcelo de entonces dista mucho del de esta pretemporada, mucho m√°s fino en el aspecto f√≠sico despu√©s de las cr√≠ticas del √ļltimo curso y del respaldo que Zidane le dio pese a todo. Tambi√©n quiz√°s ante la amenaza de que el franc√©s Ferland Mendy, nuevo fichaje del club, le arrebate el puesto en el once. Sin embargo, las lagunas en la concentraci√≥n se mantienen y le siguen costando partidos al Real Madrid y disgustos a los madridistas.

En la segunda parte del choque ante el Tottenham Marcelo mejoró, como el resto del equipo blanco, con una mejor actitud y un juego más afilado. Llegó incluso a asistir a su compatriota Rodrygo para lograr el empate, pero la posición en fuera de juego del delantero anuló la jugada.

Con el marcador en contra desde tan pronto y con un centro del campo muy mermado, los de Zidane fueron incapaces de dar la vuelta al resultado y de despejar la angustia que empieza a instalarse en los aficionados blancos.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!