El imperdonable (y repetido) error de Marcelo

El Real Madrid sumó este martes una nueva derrota en su cuarto partido de pretemporada. Los de Zinedine Zidane no pudieron con un Tottenham más rodado y vigente subcampeón de Europa en las semifinales de la Audi Cup en Múnich. Y una vez más comenzaron el partido perdiendo, como cada vez que han jugado este verano.

En esta ocasión se vieron de nuevo por detrás en el marcador en los primeros minutos del choque, concretamente en el minuto 22. Harry Kane, con un magnífico olfato para el gol, no desperdició la oportunidad que le brindó el madridista Marcelo en una jugada sin aparente peligro. El lateral brasileño convirtió lo que habría sido un saque de banda en una asistencia perfecta a su rival para sorpresa de sus compañeros de zaga y de Keylor Navas.

No es la primera vez que el lateral izquierdo causa un estrago tal en una acción a priori sin importancia. De hecho le pasó ya el verano pasado, en la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid. Los blancos ganaban por 2-1 a falta de doce minutos cuando, en un intento por evitar que el balón saliera por la banda y acabara en manos de los rojiblancos, acabó regalándeselo a Juanfran para que sirviera a Diego Costa y empatase un partido que se le terminó escapando al entonces campeón de continental.

Mejor físico, mismas lagunas

El Marcelo de entonces dista mucho del de esta pretemporada, mucho más fino en el aspecto físico después de las críticas del último curso y del respaldo que Zidane le dio pese a todo. También quizás ante la amenaza de que el francés Ferland Mendy, nuevo fichaje del club, le arrebate el puesto en el once. Sin embargo, las lagunas en la concentración se mantienen y le siguen costando partidos al Real Madrid y disgustos a los madridistas.

En la segunda parte del choque ante el Tottenham Marcelo mejoró, como el resto del equipo blanco, con una mejor actitud y un juego más afilado. Llegó incluso a asistir a su compatriota Rodrygo para lograr el empate, pero la posición en fuera de juego del delantero anuló la jugada.

Con el marcador en contra desde tan pronto y con un centro del campo muy mermado, los de Zidane fueron incapaces de dar la vuelta al resultado y de despejar la angustia que empieza a instalarse en los aficionados blancos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!