El ¬ęHijo del Krakatoa¬Ľ desata un tsunami con m√°s de 200 muertos en Indonesia

La tragedia vuelve a golpear a Indonesia, el ¬ęarchipi√©lago cat√°strofe¬Ľ sacudido cada dos por tres por tsunamis, terremotos, accidentes a√©reos y naufragios. Casi tres meses despu√©s de que un tsunami se tragara m√°s de 2.000 vidas en la isla de C√©lebes (Sulawesi en el idioma local), olas de hasta tres metros barrieron el s√°bado por la noche los pueblos costeros del estrecho de la Sonda, que separa las islas de Java y Sumatra.

A la espera de que los equipos de rescate lleguen a todas las zonas afectadas, muchas de ellas bloqueadas por los escombros que arrastr√≥ la fuerza del mar, el n√ļmero de v√≠ctimas ascend√≠a anoche a 222 fallecidos, 843 heridos y 28 desaparecidos. As√≠ lo informaba en su cuenta de Twitter el portavoz de la Agencia Nacional para la Lucha contra Desastres (BNPB, en sus siglas en indonesio), Sutopo Purwo Nugroho, quien cifraba los da√Īos materiales en 556 casas destrozadas, nueve hoteles, 60 puestos de comida y 350 barcos.

Al principio, este experto en cat√°strofes naturales hab√≠a atribuido la tragedia a una marea alta ocasionada por la luna llena, ya que no se hab√≠a registrado ning√ļn terremoto en la noche del s√°bado. Pero luego corrigi√≥ sus explicaciones porque todo apunta a que el tsunami se debi√≥ a unos corrimientos de tierra submarinos provocados por la erupci√≥n del volc√°n ¬ęAnak Krakatoa¬Ľ (¬ęHijo del Krakatoa¬Ľ). As√≠ se conoce a la isla que, en pleno estrecho de la Sonda, surgi√≥ tras la explosi√≥n en 1883 del Krakatoa, la mayor erupci√≥n volc√°nica de la historia. Con una columna de ceniza que se elev√≥ hasta seis kil√≥metros, desat√≥ un tsunami de 40 metros que mat√≥ a m√°s de 36.000 personas y sus explosiones nublaron el cielo y se oyeron incluso en Australia. Su potencia, de unos 200 megatones de TNT, fue el equivalente a 13.000 bombas at√≥micas como la de Hiroshima. Aunque buena parte de la isla se hundi√≥ bajo el mar, en 1927 empezaron nuevas erupciones que hicieron emerger otra porci√≥n de tierra al a√Īo siguiente. Creciendo a un ritmo anual de cinco metros, el nuevo volc√°n de la isla ya alcanza una altura de 300 metros y algunos ge√≥logos han advertido de que alg√ļn d√≠a reventar√° como su ¬ępadre¬Ľ, el legendario Krakatoa.

Observado desde 2012, cuando el Gobierno indonesio lo situ√≥ en el segundo nivel de alerta m√°s alto, el ¬ęHijo del Krakatoa¬Ľ viene registrando erupciones desde junio y las autoridades no permiten acercarse a menos de dos kil√≥metros de su isla, que est√° deshabitada. ¬ęA las 21:03 del s√°bado (15:03, hora peninsular espa√Īola), el Krakatoa entr√≥ en erupci√≥n otra vez y da√Ī√≥ los sism√≥metros cercanos, pero la estaci√≥n sismol√≥gica de Sertung detect√≥ temblores continuos¬Ľ, explic√≥ la jefa de la Agencia para la Meterolog√≠a, Climatolog√≠a y Geof√≠sica (BMKG), Dwikorita Karnawati, seg√ļn recoge el peri√≥dico ¬ęThe Jakarta Post¬Ľ.

A este diario, el presidente de la Asociaci√≥n de Ge√≥logos de Indonesia, Sukmandaru, se√Īal√≥ que ¬ęla erupci√≥n del Anak Krakatoa probablemente caus√≥ un temblor que desat√≥ un deslizamiento en una ladera submarina que, a su vez, desat√≥ el tsunami¬Ľ. A su juicio, ¬ętodav√≠a hace falta m√°s informaci√≥n para confirmar la causa real¬Ľ porque otras erupciones mayores de dicho volc√°n no han causado tsunamis, pero los temblores por su intensa actividad de los √ļltimos d√≠as pueden haber debilitado las lomas submarinas.

Sin motivos de la cat√°strofe

Mientras las autoridades determinan los motivos de la cat√°strofe, los equipos de emergencia se afanan por encontrar supervivientes y recoger cad√°veres. El tsunami golpe√≥ las costas de Java y Sumatra a las 21:30 del s√°bado (15:30, hora peninsular espa√Īola), cuando muchos disfrutaban de una agradable velada junto al mar. Sin que sonaran las alarmas anti-tsunamis, ya que no se hab√≠a detectado ning√ļn terremoto, sus potentes olas arrastraron hasta diez metros con todo lo que hallaron a su paso.

Tal y como muestra un v√≠deo espeluznante colgado en las redes sociales, las olas arrasaron una tienda donde un grupo de rock, llamado ¬ęSeventeen¬Ľ, estaba actuando. Entre gritos de p√°nico, el agua se llev√≥ por delante a los m√ļsicos del escenario y al p√ļblico. Llorando, su cantante, Riefian Fajarsyah, contaba ayer en Instagram que hab√≠an muerto el bajista y el m√°nager, mientras que otros miembros de la banda y su esposa segu√≠an desaparecidos.

Alrededor del estrecho de la Sonda, que conecta el mar de Java con el oc√©ano √ćndico, el tsunami ha afectado a numerosos pueblos tur√≠sticos frecuentados por la clase media de la capital, Yakarta, a solo cien kil√≥metros. Entre ellos destacan el distrito de Pandeglang, donde el enclave de Tanjung Lesung se promociona como uno de los diez ¬ęnuevos Balis¬Ľ de Indonesia. ¬ęLos edificios de la playa quedaron destruidos. Los √°rboles y postes el√©ctricos cayeron al suelo¬Ľ, cont√≥ a la agencia France Presse Asep Perangkat, tras escapar de un oleaje que arrastraba coches, casas y contenedores de mercanc√≠as en Carita. Las mismas escenas de devastaci√≥n se repet√≠an al otro lado del estrecho, en Sumatra.

Precisamente, la costa norte de esta isla qued√≥ arrasada en la Navidad de 2004, cuando el mayor tsunami de la historia barri√≥ el oc√©ano √ćndico y se cobr√≥ en 14 pa√≠ses m√°s de 222.000 vidas, la mitad en Indonesia. Catorce a√Īos despu√©s, la tragedia vuelve a golpear a este archipi√©lago paradis√≠aco, pero catastr√≥fico.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!