El Gobierno utiliza el Consejo de Ministros para denunciar una «cacería» de la oposición

La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha arrancado la rueda de prensa del Consejo de ministros para atacar con dureza a la oposición: «La oposición está demostrando que no sabe asumir la pérdida del poder», ha dicho Celaá.

Celaá ha acusado al PP «en connivencia con la nueva derecha de Ciudadanos» de promover una «campaña de acoso al Gobierno incomparable en democracia». La portavoz del Gobierno lo ha tildado de «cacería».

Ha cuestionado por ejemplo la utilización de la Mesa del Congreso «de manera partidista» para «boicotear la gobernabilidad» e «impedir que continuemos con la agenda del cambio». Así ha empezado Celaá una comparecencia en la que ha dicho que los ataques al Gobierno producen «bochorno democrático». A este respecto, el Ejecutivo se resigna ya a presentar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado con la anterior senda de reducción del déficit. Pero la batalla política continúa en tanto que el grupo parlamentario socialista presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

La portavoz del Gobierno ha comenzado con ese mensaje tan contundente su comparecencia, sin esperar al turno de preguntas y antes de tratar los acuerdos del consejo de ministros. En su tercera semana consecutiva a la defensiva el Gobierno ha decidido cambiar el paso y elevar el tono para defenderse, ante el riesgo cierto de un fracaso precipitado de su acción de Gobierno. Celaá ha defendido tanto a Dolores Delgado, ministra de Justicia, como a Pedro Duque, ministro de Ciencia, en un momento en el que ambos están cuestionados.

No obstante, en el caso de la ministra de Justicia la portavoz ha tratado de escabullirse. «La señora Delgado ha dado las explicaciones pertinentes y más va a dar», remitiendo a su próxima comparecencia en el Congreso de los Diputados, prevista para el 10 de octubre. Celaá ha dicho que tiene la «confianza plena de este Gobierno y la confianza plena del presidente» y que «va a seguir trabajando en Justicia». Pero sin embargo no ha querido responder a más preguntas al respecto, como cuando se le ha preguntado por los múltiples cambios de versión de la ministra y el hecho de que pudiese conocer las actividades del comisario Villarejo: «Ya le he contestado», ha dicho remitiéndose a su primera respuesta.

La portavoz del Gobierno ha sido más extensa con Duque. En primer término se ha remitido a las declaraciones que ha hecho el ministro «ayer y hoy» y ha puesto en valor que es un «excelente ministro y un hombre respetado» con «una altísima cualificación laboral». Pero cuando se le ha interpelado por el caso en sí, apuntando a que Duque ha cambiado hoy de versión respecto al día de ayer. Celaá se ha negado a contestar con detalle, haciendo gala de la nueva estrategia del Gobierno: resistir y presentarse como víctima. «El Gobierno es un equipo de granito, además perfectamente engrasado» y que resuelve «los problemas diarios en confianza» y pensando en que la ciudadanía «está valorando el trabajo».

En este nuevo tono discursivo la portavoz ha querido enmarcar las palabras de ayer de la vicepresidenta Calvo, en las que abogaba por una regulación de la libertad de expresión. Primero ha dicho que «es obvio que este Gobierno defiende la libertad de expresión y prensa», pero a la vez ha pedido «una reflexión» sobre el fenómeno de las «fake news». «Algo habremos de hacer, al menos iniciar una reflexión en torno a lo que significa la posverdad», ha dicho.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!