El Gobierno suprime la palabra «Venezuela» de la cena de gala

El Gobierno de España se molestó ayer porque el presidente de Perú, Martín Vizcarra, hablara de Venezuela en público en el Congreso de los Diputados, donde «hay sensibilidades distintas», y el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, no ocultó su contrariedad. Tampoco gustó que el presidente de un país, Perú, mencionara a un tercero, Venezuela, y no se ciñera exclusivamente a las relaciones bilaterales con España. Según fuentes próximas a La Moncloa, el día para hablar de Venezuela no era ayer, sino hoy y en privado, en el encuentro que mantendrán este mediodía Vizcarra y el jefe del Gobierno, quienes harán después una declaración institucional conjunta.

En estas circunstancias, la palabra «Venezuela» no se oyó anoche en toda la cena de gala que ofrecieron Sus Majestades los Reyes en el Palacio Real al presidente de Perú y a su esposa con motivo de la visita de Estado que están realizando a nuestro país. Ni el Rey ni el mandatario peruano citaron al país suramericano en sus brindis, y Vizcarra tuvo que hacer malabarismos para reafirmar su defensa de una Venezuela libre y democrática y pedir el apoyo de España sin citarla.

«Perú, país de visible liderazgo en la defensa de la democracia en la región y miembro activo y responsable en la comunidad internacional, está preparado para fortalecer el diálogo y la colaboración con España para el tratamiento conjunto de los enormes desafíos que nos impone un escenario internacional marcado por la incertidumbre, consecuente con una larga ejecutoria de respeto al Derecho Internacional», afirmó Vizcarra. «Perú reafirma por ello su compromiso en el fortalecimiento del sistema multilateral, la promoción y protección de los derechos humanos y la defensa del libre comercio», añadió el mandatario ante los más de cien invitados a la cena.

El presidente de Perú también invitó a los Reyes a volver a visitar su país -aunque Don Felipe y Doña Letizia estuvieron en Lima hace tres meses- con motivo de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Perú, que se celebra en 2021. En esta ocasión, el presidente del Gobierno, que acudió a la cena con su mujer, Begoña, sí aplaudió a Vizcarra.

Tampoco el Rey hizo ninguna mención a Venezuela en su brindis, y sólo hubo una alusión muy sutil a Iberoamérica: «Nuestra relación se proyecta tanto hacia el futuro como hacia el escenario global, con particular intensidad hacia el ámbito de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, de la que formamos parte. Os agradezco en este punto el activo papel que desempeña Perú en el fortalecimiento de estos vínculos iberoamericanos».

El Rey se ciñó a las relaciones bilaterales España-Perú y destacó el interés de los empresarios españoles «por trabajar en Perú, por aprovechar las numerosas oportunidades que el país les ofrece y por continuar contribuyendo a su crecimiento».

Tras los brindis, los Reyes y sus invitados compartieron un menú servido por Óscar Velasco, chef del restaurante Santceloni de Madrid, con dos estrellas Michelín y tres Soles de Repsol, en un almuerzo amenizado por la Unidad de Música de la Guardia Real, que interpretó piezas populares españolas y peruanas, y «Mecano sinfónico». Entre los invitados, además de las autoridades y de los representantes institucionales habituales, estaba Mario Vargas Llosa con Isabel Preysler, el escritor Fernando Iwasaki y la violinista Leticia Moreno.

Inauguración de ARCO

Don Felipe asistió con frac y con la condecoración que le concedió la República de Perú hace tres meses: el Collar de la Orden del Sol. Doña Letizia asistió con un vestido color malva, de Felipe Varela, que estrenó años atrás en Londres, y con la tiara floral. También lució la Gran Cruz de la Orden del Sol. Vizcarra, por su parte, llevó el Collar de Isabel La Católica, que Don Felipe le acababa de conceder, y su esposa, Maribel, la Gran Cruz. Hoy, los Reyes y sus invitados inaugurarán juntos la feria de arte contemporáneo ARCO.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!