El Gobierno se confiesa ocho horas ante la comisión de Secretos

Ocho horas, contadas a partir de las nueve de la mañana, dedicaron ayer tres ministros del Gobierno de Pedro Sánchez a comparecer ante la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso de los Diputados para ofrecer información, entre otros para dar explicaciones sobre el uso del avión oficial Falcon por parte del jefe del Ejecutivo en desplazamientos tan polémicos como el que realizó el pasado 20 de julio para asistir a un concierto en Castellón. Fue la vicepresidenta Carmen Calvo la encargada de facilitar a los miembros de este hermético órgano parlamentario los pormenores de ese y otros viajes, y también quien, al término de su hora y media a puerta cerrada, dijo a los periodistas que la estaban esperando que el Gobierno «no tiene nada que ocultar».

En la comisión, denominada en realidad «de control de los créditos destinados a gastos reservados», están representados PSOE, PP, Unidos Podemos, ERC, PNV y PDECat, además de Cs, que no pudo asistir. Preside la presidenta de la Cámara, Ana Pastor. A ellos detalló Calvo lo relativo al empleo del Falcon que el Ejecutivo se ha negado a facilitar por vías ordinarias de control parlamentario remitiéndose a que afecta a la protección de autoridades y es, por tanto, «materia clasificada». Con posterioridad, ante la reclamación de un diputado el PP vía portal de Transparencia, se informó de que el coste de aquel vuelo fue de 282,92 euros.

Nada se filtra de lo que sucede en el seno de este órgano, donde también habló ayer la ministra de Defensa, Margarita Robles, para explicar durante tres horas el uso que el CNI y el departamento que dirige han hecho de los fondos reservados desde que gobierna el PSOE. Escuetamente, a su salida, la ministra dijo haber hecho un «planteamiento» general y haber contestado «todas» las preguntas.

Los fondos de Interior

El último en ofrecer datos sensibles sobre su negociado fue el titular del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que abordó fundamentalmente tres cuestiones: la utilización de los fondos reservados por parte de Policía y Guardia Civil bajo el actual mandato del PSOE, del agotamiento de estos fondos en la UCO que desencadenó el relevo del coronel jefe de esta unidad Manuel Sánchez Corbí y del empleo de estos recursos en la Operación Kitchen, el supuesto dispositivo montado en tiempos del PP para espiar al que fuera tesorero del partido, Luis Bárcenas.

En la medida en que el Ministerio de Asuntos Exteriores también dispone de gastos reservados, está previsto que Josep Borrell comparezca ante esta comisión el 4 de marzo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!