El Gobierno recibe al sector minero con las «manos vacías» a tres meses de su cierre

Representantes de UGT y CC.OO se reunieron ayer en Madrid con miembros del Ministerio de Transición Ecológica, al que trasladaron la idea de que «el carbón sigue funcionando», por lo que pidieron al Gobierno que salve al sector del cierre que, de no intervenirse, podría producirse a finales de este mismo año. Después de más de tres horas de reunión, los sindicatos reconocieron que confiaban la presentación de un documento «que no llegó» con propuestas «concretas» para la reconversión del sector de la minería en España y lamentaron que el Gobierno se presentara «con las manos vacías».

Ante la falta de propuestas, los propios sindicatos presentaron un escrito con un «esquema con los ejes fundamentales por dónde tiene que ir la negociación», tal y como explicó el responsable de Energía de CCOO, Jesús Crespo. Según explicaron al respecto los sindicatos, su intención es que esa negociación de asuntos concretos dé comienzo en un encuentro -ya programado anteriormente- con el secretario de Estado el próximo día 27 de septiembre en Madrid al que van a plantear «la necesidad de que el sector continúe».

«Hay que estudiarlo»

Y es que, según explicó Crespo, las negociaciones parten del planteamiento de que «el carbón sigue funcionando y nosotros decimos que ese carbón tiene que ser nacional» incluso más allá de la fecha límite del 31 de diciembre. Los sindicatos creen que «ese escenario existe» y, según afirman, el Gobierno dice que «tiene que estudiarlo».

A este respecto, el secretario general del sector minero de UGT, Víctor Fernández, reiteró que habían encontrado a los responsables de Ministerio con la «idea en la cabeza de que el carbón hay que cerrarlo». En este sentido, emplazó al Gobierno a que «igual que dice que hay que cerrar las minas de carbón autóctono se diga también que hay que cerrar también las minas de importación. A ver qué les dicen las grandes empresas energéticas que son las que mandan en este país», se preguntó.

«Lo que no vamos a hablar nunca es de firmar un documento que traiga el cierre definitivo de la minería», advirtió Fernández, que pidió además «flexibilidad» en la aplicación de la normativa para que sean las propias empresas las que decidan «si van a continuar o no». Además, dijo, reclaman dos planes sociales, uno al 31 de diciembre de este año «y otro que continúe». Las líneas generales de estas propuestas están plasmadas en el documento entregado por los sindicatos al Ministerio titulado «Acuerdo marco para una transición justa de la minería del carbón y desarrollo sostenible de las Comarcas Mineras de España para el periodo 2019/2027».

Ahí se pide, entre otras cosas, que el Gobierno solicite la devolución de las ayudas públicas a las empresas que quieran continuar operando mas allá del 31 de diciembre «dando un margen suficiente y estableciendo unos plazos para su devolución acorde con sus posibilidades. Además se incluye la petición de que se estudien «mecanismos de consumo del carbón autóctono».

Por otro lado, Víctor Fernández, confíó en que el presidente del Gobierno «cumpla su palabra» como «buen socialista» y salve a la empresa pública Hunosa y «a las demás» del cierre anunciado para el próximo 31 de diciembre, cuando deberán cesar su actividad por mandato de la Unión Europea todas aquellas explotaciones que no resulten rentables sin ayudas públicas.

Más compromiso de Ribera

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista en las Cortes, Luis Tudanca, advirtió ayer de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se tiene que «comprometer más» con la minería y las cuencas y aseguró que así se lo va a «exigir» el PSOE de Castilla y León.

«Su actuación de tres meses no tiene la culpa de cómo esta la minería», sostuvo en declaraciones al término de la Junta de Portavoces de las Cortes, después de las manifestaciones de Ribera sobre el futuro del carbón y de las acusaciones por ellas desde las filas del Partido Popular, informa la agencia Ical.

Luis Tudanca, ante el final para las explotaciones en diciembre de este año, insistió en que el Gobierno tiene que «poner los recursos» para una transición justa y dudó, por otro lado, de la eficacia del plan de dinamización de los municipios mineros puesto en marcha por la Junta. Reconoció que no ha existido una alternativa en las cuencas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!