El Gobierno desembarca hoy en la campaña andaluza con el mensaje de asociar a Ciudadanos con VOX

La campaña electoral andaluza entra en su recta final y la posibilidad de un bloqueo parlamentario a la hora de formar Gobierno está encima de la mesa. Los partidos utilizan las hipotéticas alianzas como arma arrojadiza, condicionados también por las estrategias nacionales. Esto último es especialmente sensible en el caso de Cs.

Pese a que en Moncloa se considera que en estos comicios el PSOE se juega menos en este contexto que PP y Ciudadanos, porque no creen en la hipótesis de perder el Gobierno autonómico, el Ejecutivo tendrá una presencia destacada en los últimos días de la campaña. Sánchez estará hoy en Marbella con Susana Díaz, mientras que la vicepresidenta Calvo estará en Granada y Jaén y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, estará en Cádiz.

Con la seguridad de la victoria en las urnas pero no tanto de si los números cuadrarán y de qué modo para poder gobernar, el PSOE apuesta por tensionar al máximo a Cs, una estrategia que les encaja tanto en el ámbito autonómico como estatal. La portavoz del comité electoral del PSOE, Esther Peña, no paró ayer de mencionar a Vox durante toda la rueda de prensa, generando no solo una asociación natural con PP y Ciudadanos, sino llegando a plantear que la formación de Santiago Abascal es la que está liderando la campaña en ese espectro: « Es Vox el que marca la hoja de ruta en la derecha», criticando tanto a Casado como a Rivera de ir «a remolque de ese laboratorio de ideas de Vox en Andalucía».

La única bolsa de voto relevante que trasciende el eje izquierda derecha es la que se produce entre los electores que dudan entre PSOE y Ciudadanos. Antes incluso de la moción de censura la dirección federal socialista inició una campaña general para arrinconar a Ciudadanos hacia la derecha. Si entonces ese planteamiento incomodaba a una Susana Díaz que gobernaba gracias al visto bueno de Juan Marín, ahora ese argumentario se convierte en eje de campaña. «Los andaluces se merecen que nos explique Ciudadanos y Albert Rivera si va a pactar con Vox. ¿Qué comparte con Vox?», reclamaban ayer en Ferraz, refiriéndose a lo que en el PSOE llaman «las derechas» como a un «frente demagógico y faltón».

Pero a la vez que reclaman esa claridad a Rivera, los socialistas evitan comprometerse del mismo modo. Desde el PSOE apuntan a una «recta final interesante» porque existe un alto porcentaje de andaluces que no sabe que va a votar. «El objetivo es conseguir una mayoría rotunda y suficiente para no bloquear», defendió Peña, apuntando a las «muchas posibilidades de hacerlo en solitario».

Preguntada insistentemente por si ellos pactarían con Cs, Peña solo defendió que «hay partidos que tienen claro cuál es la hoja de ruta o los que están a hablar de otra cosa». Y se parapetó en evitar declarar una preferencia: «No voy a entrar. Nos quedamos con que haya una mayoría importante», insistiendo en «que Cs despeje dudas, porque no lo tenemos muy claro», pero desde el PSOE «no vamos a marcar nada», quedándose solo en que «buscamos mayoría suficiente para formar gobierno».

Por su parte, en Ciudadanos lo tienen claro: bajo ningún concepto darán continuidad al PSOE con un pacto como el de los últimos cuatro años. El secretario general de Cs, José Manuel Villegas, insistió ayer que «ningún voto de Cs va a ir destinado a que Susana Díaz pueda ser presidenta», sino serán ellos los que lideren el cambio en la Junta. Pese a cierta desacelerión en las encuestas Villegas aseguró ayer tras el comité permanente que tienen «muy buenas expectativas» y destacan que son el partido que más crece. El candidato del PP, Juanma Moreno, se negó a especificar si incluiría a Vox en una eventual coalición: «¿Y si cae un asteroide ahora y no hay elecciones? Los futuribles no son futuribles». Moreno aseguró que «nunca en la historia de Andalucía un candidato del PP-A ha tenido más posibilidades que yo de ser presidente».

Movilizar el voto

Los de Albert Rivera necesitan quitarse el sambenito de ser la formación que ha estado a la sombra del socialismo y de tener un candidato al rebufo de Susana Díaz. Y por ello, a cuatro días para que acabe la campaña de las andaluzas, Villegas subrayó intensamente la importancia de que los ciudadanos vayan a votar el próximo día 2. « Que nadie que piense que en Andalucía se necesita un futuro diferente se quede en casa, que nadie se arrepienta de no votar», insistió Villegas, que advirtió de que si cunde el «conformismo y la desmovilización, que es lo que quieren otros partidos, se corre el riesgo de que el PSOE siga gobernando otros cuatro años». Esto supondría un pacto entre el «sanchismo» y Podemos lo que creen que no generaría «ningún cambio buena para Andalucía».

La fragmentación del voto en la comunidad obligará a formar otroGobierno de coalición y en Cs solo admiten en público que lo harán con el PP. «El cambio lo deben determinar los andaluces con una mayoría diferente», expresó ayer Villegas. También Albert Rivera avanzó la semana pasada esta posibilidad:«Si hay un solo escaño más de cambio que de continuidad, habrá cambio. Eso es lo que puedo asegurar». Pero en esa ecuación el encaje de Vox podría atragantarse. El candidato de Cs para la Junta, Juan Marín, marcaba ayer distancias por la cuestión europeísta y defendió que solo se hablará con las formaciones que compartan las mismas ideas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!