El Gobierno de May acelera los planes para un Brexit sin acuerdo

Tras quedar patente, al menos por ahora, que el acuerdo del Brexit no podrá ser aprobado en las condiciones que se encuentra en estos momentos, el Gobierno británico ya se afana en prepararse para el peor escenario posible: el de la salida de la UE sin acuerdo.

Theresa May reúne este martes, como cada semana, a su gabinete y en él, como explicaba la primera ministra británica este lunes en el Parlamento, se pondrán sobre la mesa planes de contingencia si, finalmente, Reino Unido tiene que salir del club comunitario de forma abrupta.

A solo 101 días de que se consume el Brexit, el 29 de marzo de 2019, los ministros británicos comenzarán a decidir dónde invertir los 3.000 millones de libras (3.400 millones de euros) adicionales que el Ministerio de Economía ha reservado por si se diera este escenario.

Según la prensa británica, de esa partida casi 500 millones de libras irán a parar al ministerio del Interior para funcionarios de fronteras e inmigración. Casi 400 millones se destinarán al ministerio de Medio Ambiente, Agricultura y Asuntos Rurales para desarrollar un nuevo sistema informático de exportación de alimentos y pescado, mientras que el ministerio de Comercio Internacional recibirá 130 millones para tratados a nivel mundial.

Esta gran inyección de liquidez marca un cambio significativo en la estrategia del Brexit del Gobierno que, a la vez que se prepara para esta posible salida abrupta, envía una advertencia a Bruselas de que el Reino Unido está decidido y preparado para abandonar el club comunitario a menos que Europa otorgue nuevas concesiones sobre la salvaguarda que evitaría una frontera dura en Irlanda y que dejaría a Reino Unido, como se quejan los británicos, «atrapada» en la Unión Aduanera por un tiempo ilimitado.

El secretario de Estado de Comunidades, James Brokenshire, confirmaba esta mañana que el Gobierno está «intensificando» sus preparativos si, finalmente, la opción del no acuerdo es la elegida y añadía que no iban a «intentar fingir lo contrario», ya que la propia May así lo anunciaba este lunes en el Parlamento.

Según apunta « The Telegraph», la «premier» ya asegura a sus ministros que esta opción ya estaba «predeterminada» si el Parlamento no aprueba su acuerdo y, por tanto, el Ejecutivo pondrá toda su atención en este aspecto. Además, los planes gubernamentales en otras materias que a partir de ahora que no se consideren esenciales serán cancelados para centrarse en este proceso.

Moción de censura de Corbyn

Todo después de que este lunes el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, presentase una moción de censura sobre Theresa May. Un acto puramente simbólico con el que Corbyn pretende erosionar aún más el liderazgo y la autoridad de la primera ministra británica. Aunque parece que quedará en nada, ya que tanto los conservadores en bloque como sus socios de Gobierno del DUP ya han anunciado que apoyarán a la «premier». Además, desde Downing Street aseguran que es poco probable que esta se debata hasta principios de 2019 ya que es el Ejecutivo el que tiene que fijar su fecha y considera este movimiento de Corbyn como «ridículo juego político».

El líder de la oposición presentó esta moción porque considera «inaceptable» que los parlamentarios británicos no puedan decidir sobre el acuerdo del Brexit hasta después de navidades, exactamente hasta la semana del 14 de enero, fecha para la que May ha fijado esa votación clave.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!