El Gobierno carga contra la «debilidad» de Theresa May

Pese a la publicación de la carta del embajador británico ante la UE que constata la intención de Reino Unido de seguir pilotando la política exterior que afecte a Gibraltar y a sus aguas territoriales, el Gobierno no se da por vencido e insiste en que «cualquier acuerdo futuro referido a Gibraltar tendrá que tener la autorización de España», manifiestan fuentes gubernamentales. Consideran que este punto y la reivindicación de la soberanía del Peñón por parte del Reino Unido «no son necesariamente contradictorios», aunque plantean que lo referente a la cosoberanía estará encima de la mesa «en el futuro».

Fuentes gubernamentales no muestran su sorpresa por el contenido de la carta, y atribuyen esta posición a la «debilidad» de la líder británica por su dificultad para aprobar el acuerdo en su parlamento: «¿Alguien pensaba algo diferente de May?», se preguntan en Moncloa. Para el Gobierno se trata de un «tema cerrado», y se siguen aferrando al balón de oxígeno que llegó desde Alemania con las palabras de su ministro de Exteriores que consideró que las garantías exhibidas por Sánchez «sí tienen validez jurídica».

El presidente del Gobierno se refirió a la cuestión ayer durante un acto electoral celebrado en Marbella junto a Susana Díaz. «Entiendo que a Theresa May le duela reconocer que es a lo que ha tenido que renunciar con el Brexit», se jactó Sánchez insistiendo en el valor del acuerdo. El presidente del Gobierno volvió a plantear que «España gana» con el acuerdo. Y si se mostró indulgente con May no lo fue con la oposición: «Lo que no puedo entender es que sean Casado y Rivera» los que critiquen el acuerdo. Tratándose de una cuestión que tiene fuerte implicación en la campaña andaluza Sánchez destacó que «el Gobierno ha defendido los intereses de los trabajadores del campo de Gibraltar», y presentó el acuerdo como la manera de «garantizar los derechos de nuestros hijos emigrados en el Reino Unido» y para «dar seguridad a los británicos que disfrutan de las costas andaluza».

Por su parte el ministro de Exteriores, Josep Borrell, acusó a May de ser «un poco desmemoriada», recordando que ella misma había firmado una interpretación del artículo 184 del Tratado para el Brexit que dejaba claro que Gibraltar quedará fuera de las negociaciones futuras entre la UE y Reino Unido. «¿Ya se le ha olvidado?», dijo Borrell, que insistió en la «difícil situación de May en su Parlamento».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!