El futuro era mucho mejor ayer

Guardar

En una conversaci√≥n promovida por el Aspen Institute-Espa√Īa, el polit√≥logo b√ļlgaro Ivan Krastev reflexionaba precisamente sobre uno de los aspectos m√°s relevantes en la saga de la post-Guerra Fr√≠a: la alianza cada vez m√°s estrecha entre China y Rusia. Krastev recordaba c√≥mo durante a√Īos hab√≠a asistido a toda clase de sofisticados an√°lisis, realizados sobre todo por acad√©micos de Estados Unidos, con la misma conclusi√≥n sobre la imposibilidad de un entendimiento entre Pek√≠n y Mosc√ļ. Sobre todo por razones geopol√≠ticas, principalmente la amenaza que supon√≠a la superpoblaci√≥n de China para los ingentes territorios despoblados de Rusia.

Al hilo de la traducci√≥n al espa√Īol de su √ļltimo libro ¬ęLa luz que se apaga¬Ľ, Krastev recordaba un encuentro con un influyente jerarca del Kremlin que sin pesta√Īear hab√≠a comparado el creciente entendimiento entre China y Rusia como una versi√≥n antioccidental del eje franco-alem√°n. Por supuesto, dentro de esa enso√Īaci√≥n de lo que Pek√≠n y Mosc√ļ aspiran a ser, los chinos ser√≠an el equivalente multiplicado al m√ļsculo econ√≥mico alem√°n y los rusos aportar√≠an la visi√≥n y las ambiciones estrat√©gicas al estilo de los franceses.

Aunque repleta de iron√≠a, la hip√©rbole del eje ruso-chino reflejar√≠a las ambiciones de ambos pa√≠ses en un contexto, seg√ļn Krastev, en el que ¬ęlos pa√≠ses abandonan asociaciones ideol√≥gicas duraderas por ef√≠meros matrimonios de conveniencia¬Ľ. Por un lado, la Rusia de Putin opera como una renacida potencia decimon√≥nica empe√Īada en cuestionar los fundamentos intelectuales, morales e institucionales del orden liberal internacional. Un inquietante empuje hacia tiempos pasados, pero no mejores, en el que tambi√©n participa el nacional-populismo de la Administraci√≥n Trump.

Por otro lado, una China cada vez m√°s autoritaria y con mayor riqueza ha conseguido destruir lo que se consideraba como un v√≠nculo intr√≠nseco entre la democracia liberal y la prosperidad material. Ante estos cambios tan profundos, y estos retos tan graves, no es casualidad que el libro de Ivan Krastev escrito con Stephen Holmes comience con la ir√≥nica pero demoledora frase ¬ęel futuro se presentaba mejor ayer¬Ľ.

Pedro RodríguezColaboradorPedro Rodríguez

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!