El Festival de Otoño regresa a su esencia

El Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid vuelve a ser un festival y a celebrarse en otoño. En los últimos años, y bajo el nombre de Festival de Otoño a Primavera, se extendía de manera guadianesca a lo largo de varios meses, y en algunas de sus ediciones se convirtió en un cajón de sastre en el que se incluían todas las actividades teatrales que hubiera en Madrid en las fechas en que se celebraba el certamen. La edición de este año, dijo el director del festival, Carlos Aladro, durante su presentación ayer en los teatros del Canal, quiere devolverlo a su esencia. El XXXVI Festival de Otoño se celebrará del 15 de noviembre al 2 de diciembre e incluirá veintiún espectáculos. Habrá además cinco laboratorios de creación, talleres, clases magistrales y residencia artísticas.

Jaime de los Santos, consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, acompañó a Aladro en la presentación del certamen;en ella dijo que «volver al otoño es darle de nuevo la identidad, el lugar y el reconocimiento de un encuentro único». También definió el espíritu del festival, que mantiene, dijo, «su voluntad de seguir acercándose a todos los gustos y edades, de contar con las novedades y realidades ocultas del teatro internacional, y de apoyar la creación escénica madrileña y española».

Carlos Aladro lo resumió más todavía: «El festival ha de presentar a artistas consolidados y al tiempo ser motor de descubrimentos y visualización». Varios son los apartados en que divide Aladro la programación:«Emergentes y resistentes» –con la inclusión de varios artistas iberoamericanos–, «Maestros y discípulos», «Reino Unido» y «Hombres, mujeres, personas, procesos».

Es una clasificación informal para un festival en el que destacan varios nombres propios del panorama internacional; entre ellos figuran el australiano Simon Stone, uno de los directores de escena con mayor proyección en Europa, y que presentará una versión contemporánea de «Medea», de Eurípides, con el International Theater Amsterdam; Jöel Pommerat, que traerá a Madrid «Le Petit Chaperon Rouge», un espectáculo estrenado en 2004 en Francia, y que ha sido representada desde entonces en 900 ocasiones en 176 ciudades de una decena de países;el polaco Krystian Lupa, uno de los grandes tótems de la escena europea, del que se podrá ver su montaje de «Ante la jubilación», de Thomas Bernhard –estrenado en el festival Temporada Alta de Gerona el pasado año–; y Sergio Blanco, una de las grandes voces actuales del teatro uruguayo e iberoamericano –es el autor de la impresionante «Tebas Land»–, que presentará en el certamen «El bramido de Düsseldorf», en la que la autoficción vuelve a ser la columna vertebral de la obra.

El Festival de Otoño se desarrollará este año en ocho espacios de Madrid: los teatros del Canal, La Abadía, la Sala Cuarta Pared, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, el Corral de Comedias de Alcalá de Henares;el teatro Pradillo, La Casa Encendida y El Pavón Teatro Kamikaze.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!