El escaño antes que el cargo oficial

El consejo de Gobierno de este martes definirá la nueva estructura de la Comunidad de Madrid y nombrará a buena parte de los segundos y terceros niveles del Ejecutivo: viceconsejeros y directores generales. A la hora de elegir nombres, en el equipo del PP se han encontrado con un obstáculo: varios diputados «tocados» se han mostrado remisos a abandonar su escaño –como viene siendo habitual desde la última legislatura– para pasar a cubrir responsabilidades de Gobierno. El escaño, antes que el cargo público, parece ser la consigna, en un Ejecutivo de coalición que se estrena en la Comunidad y sobre cuya estabilidad nadie se atreve a aventurar.

La ley sólo obliga a dejar el escaño a los directores generales y secretarios generales técnicos; son puestos no compatibles. Los consejeros sí pueden mantener ambas responsabilidades, y con la norma en la mano, también podrían hacerlo los viceconsejeros. Pero en la pasada legislatura, la ex presidenta Cristina Cifuentes se mostró partidaria de que éstos también abandonaran el acta de diputado, para centrarse en el Gobierno, y así lo hicieron todos los que pasaron por esta responsabilidad en los dos gobiernos que conformó hasta que dimitió en 2018.

No mover la Asamblea

Ahora, la presidenta Díaz Ayuso tiene que dar forma definitiva al Gobierno que mantiene en coalición con Ciudadanos: una vez nombrados los consejeros por parte de ambos grupos, les corresponde seguir con los nombramientos de viceconsejeros y directores generales. Y aquí es donde varios políticos populares, diputados en la Asamblea y susceptibles, por perfil y formación, de ser nombrados viceconsejeros, han hecho saber sus reticencias a abandonar el escaño.

De este modo, intentaban que Díaz Ayuso cambiara el criterio aplicado en el anterior mandato y permitiera compatibilizar ambas responsabilidades, en el legislativo y el ejecutivo. Y hay otro punto a favor de su postura: en el PP de Madrid preferirían que la lista electoral de la Asamblea no se «mueva» mucho. Cada vez que un diputado deja su escaño, corre el escalafón, como en el ejército: ocupa su puesto el siguiente de la lista. En la cuarta posición para entrar está el candidato que ocupaba el puesto número 34 de dicha lista: Juan Soler, ex alcalde de Getafe y ex senador popular, a quien el juez ha citado a declarar como investigado el próximo 3 de octubre por el «caso Teatro».

El escaño es personal, y la decisión de renunciar a él también; no puede ser retirado ni siquiera por la formación por la que resultó elegido quien lo ocupa

Ciudadanos, socio de Gobierno de Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid, ha sido claro en este asunto: «cualquier diputado que resulte formalmente investigado por asuntos de corrupción deberá dejar su escaño inmediatamente», declaraba el vicepresidente del Gobierno regional y líder de Cs en Madrid, Ignacio Aguado, el domingo en entrevista a ABC. Si pudieran compatibilizarse los cargos de viceconsejero y diputado regional, argumentan los interesados en esta fórmula, no se llegaría a la incómoda situación de que corriera la lista hasta llegar a Soler y el PP tuviera que pedirle que renunciara a recoger el acta de diputado. Algo que, en todo caso, es potestad exclusiva del interesado: el escaño es personal, y la decisión de renunciar a él también; no puede ser retirado ni siquiera por la formación por la que resultó elegido quien lo ocupa.

Hoy se reune el consejo de Gobierno de la Comunidad –en su segunda reunión, aunque la primera de caráctr «ejecutivo»– para aprobar la estructura básica del Ejecutivo (qué viceconsejerías se crean y qué direcciones generales va a haber). También se darán a conocer varios de los nombres de las personas que van a ocupar estos cargos, tanto por parte de Cs como del PP.

Por el lado de la formación naranja, tienen claro que todos los diputados designados para ocupar una viceconsejería tendrán que renunciar a su escaño en la Asamblea. Respecto al PP, portavoces del gabinete de Ayuso indicaron a ABC que, con carácter general, los viceconsejeros tampoco podrán compatibilizar su cargo con su escaño.

Excepciones

Eso sí, avanzan que podría haber alguna excepción, con casos muy específicos. Por ejemplo, el viceconsejero de Presidencia, la persona encargada de llevar las relaciones con la Asamblea y de ser el enlace entre el Legislativo y el Ejecutivo: compatibilizar ambas responsabilidades en este caso tiene toda la lógica, explican. «Si hay excepciones, serán de este tipo», insisten.

La primera rueda de prensa tras el consejo de Gobierno se celebrará esta mañana en la Real Casa de Correos. La presidenta tendrá la potestad de darla cuando así lo estime conveniente –aunque ayer aún no se había decidido si hoy comparecerá–. Pero lo normal, dicen, será que sea el vicepresidente y portavoz del Gobierno el encargado de comunicar a la prensa los acuerdos adoptados y responder a las preguntas de los medios. Será también habitual que lo acompañe el consejero o consejera que aporte un tema de calado al consejo de Gobierno.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!