El escándalo, arma estratégica de la «rentrée» literaria en Francia

Los escándalos políticos, sexuales, religiosos, reales, presumidos o inventados son la estrategia comercial dominante de la «rentrée» literaria francesa, con el lanzamiento en seis semanas cortas de 524 novedades literarias (336 novelas francesas, 82 primeras novelas y 188 novelas extranjeras).

A esa riada puramente literaria sería necesario añadir un número semejante de novedades librescas de tipo ensayístico, relacionado con la actualidad, la política, la historia, la filosofía, el Brexit, las crisis económicas y un largo rosario de catástrofes.

Siendo los premios del otoño la millonaria «guinda» comercial del modelo editorial francés, la temporada literaria tiene casi siempre la fisonomía de un campo de guerra sin cuartel, de todos contra todos, para conquistar el mercado «literario» o sus arrabales.

Desde hace varias décadas, la temporada de otoño publica entre 400 y 600 novedades, entre finales de agosto y mediados de octubre. Cuando el mercado teme una cierta recesión, el escándalo es, siempre, un arma estratégica muy eficaz.

Esta temporada, la figura histórica de Jesús (novelada por Amélie Nothomb), los mercados del odio racista, los intentos de explotación sexual, son algunos de los inconfesables recursos utilizados para la ocupación del terreno comercial en los escaparates de las librerías. Un antiguo editor de prestigio, Thierry Magnier, ha decidido lanzar una colección de novelas eróticas «solo para adolescentes», que dirige una «periodista especializada», Camille Emmanuelle, autora ella misma de varios libritos que encajan con pasión en ese nicho comercial.

Violaciones y antisemitismo

Mazarine Pingeot, la hija «oculta» de François Mitterrand, aborda un tema de la misma catadura y actualidad: una joven fotógrafa, hija de «buenísima familia» es violada, sin más, por una «gran personalidad política»… «Se taire» (Callarse), título de la fábula, se inspira en el escándalo de Nicolas Hulot, ex ministro de Asuntos Ecológicos, una de las personalidades más populares e influyentes de Francia, acusado judicialmente de violación. ¿Dónde empieza la inspiración y dónde termina la fábula? Vaya usted a saber. Filtrando el paralelismo, el editor cuenta vender una buena cantidad industrial de ejemplares.

En otro plano, quizá más sucio, si cabe, Yann Moix, premio Goncourt de la primera novela, en 1996, está en el centro de la gran polémica de la temporada, convirtiendo su novela (autoficción, dentro de un orden) «Orléans» en el primer éxito del otoño. Al ritmo de las presentaciones, entrevistas, promociones, intervenciones en radio y televisión de Moix, el semanario «L’Express» ha descubierto y publicado textos y dibujos racistas, xenófobos y antisemitas del afamado escritor, que no ha negado en absoluto ser el autor de un rosario de «creaciones» particularmente vomitivas.

Moix dice «asumir» esos textos y dibujos, que apenas datan de hace veinte años. Pero estima que, él mismo, «hoy», no es ni racista, ni antisemita, ni xenófobo. Moix había preparado el lanzamiento de su nueva novela afirmando que las mujeres de más de cincuenta años «no son deseables». La cosa suscitó reacciones de la chirigota al escupitajo. Pero Moix se apuntó unos «tantos comerciales» muy útiles.

Incienso místico

Tras ese rosario de horrores, muy provisionales, el «escándalo» del lanzamiento de «Soif» (Sed), la nueva novela de Amélie Nothomb, tiene algo de incienso místico. Tras contar con mucho éxito y detalle su delirios íntimos, Nothomb habla en primera persona de Jesús… «dándole un rostro humano, humanizándolo». No es un secreto que el Jesús histórico es el personaje más popular, conocido, historiado, analizado, representado y emblemático de la historia de las literaturas y civilizaciones. Sólo Sócrates o Buda pueden competir con la figura histórica del crucificado.

Amélie Nothomb dice haberse puesto en la piel de Jesús y no duda en hacerlo hablar en primera persona, incluso desvelando algunas intimidades, consagrando algunos pasajes a las legendarias relaciones «humanas» entre Jesús y María Magdalena, uno de los personajes míticos de los Evangelios y la historia de la literatura. Existe una gran bibliografía literaria sobre la Magdalena, que Nothomb espera «ampliar».

Amélie Nothomb ya figura en la primeras listas provisionales de los posibles ganadores de alguno de los grandes premios literarios del otoño. Su editor no ha dudado en atizar esa llama, prestando a «Soif» numerosas virtudes «escandalosas»: «El libro no será aprobado por el Vaticano»; «Muchos católicos podrán escandalizarse»; «Dividirá a la opinión pública»; «Un choque», etcétera. A decir verdad, la primera crítica positiva del libro de Nothomb la publicó el vespertino conservador y católico «La Croix», comentando, días pasados: «Algunos pensarán que el libro de Nothomb es un poco pretencioso. Se trata de una bella meditación sobre lo que significa tener un cuerpo, humano».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!