El enigma amoroso del ¬ęrey del cachopo¬Ľ

Menos seguro y confiado que cuando fue puesto a disposici√≥n judicial el pasado 20 de noviembre y no dijo ni una palabra, C√©sar Rom√°n, el autoproclamado ¬ęrey del cachopo¬Ľ, volvi√≥ a declararse inocente del crimen de su novia, Heidi Paz Bulnes, ayer en los Juzgados de Plaza de Castilla. As√≠ lo dijo ante la titular del Juzgado de Instrucci√≥n n√ļmero 32 de Madrid, y ante los periodistas que aguardaban en el pase√≠llo que realiz√≥ hasta la sala con menos contundencia. Sin barba ‚Äďya no le hace falta disimular su identidad‚Äď y con gafas de pasta, caminaba menos erguido y envalentonado que el primer d√≠a que pis√≥ esta sede. Ya conoce ¬ęgrosso modo¬Ľ los cinco tomos del sumario y, tal y como manifest√≥ su defensa, Rom√°n, de 45 a√Īos, acudir√≠a a declarar en cuanto tuvieran acceso a las actuaciones. Y as√≠ fue. Lo hizo ayer por espacio de m√°s de una hora. Entr√≥ a las 14.14 horas y sali√≥ a las 15.35. Seg√ļn ha trascendido, ¬ędijo a todo que no; neg√≥ todo lo que le puede inculpar¬Ľ. As√≠ lo manifestaron fuentes jur√≠dicas. El ¬ęrey del cachopo¬Ľ asegur√≥ que la maleta donde fue hallado el pasado 13 de agosto el cuerpo descuartizado de la joven hondure√Īa, de 25 a√Īos, en la nave que √©l alquil√≥, situada en Usera, no era suya. Y eso, a pesar del testimonio del taxista que le traslad√≥ hasta all√≠ desde su casa y le ayud√≥ a cargarla y descargarla debido a su peso: 60 kilos. Lo hizo el d√≠a 5 de ese mes, fecha en la que se cree que la mataron porque el tel√©fono de la v√≠ctima dej√≥ de dar se√Īal y fue vista por √ļltima vez la v√≠spera. La versi√≥n del conductor ha sido corroborada por la solicitud del veh√≠culo que hizo Rom√°n a la emisora de transporte p√ļblico, y por el posicionamiento de los m√≥viles. Adem√°s, hay otro testigo que le vio tambi√©n, por lo que se trata de una de las principales pruebas de cargo en su contra que se conocen. Un Juzgado de Violencia de G√©nero se har√° cargo del caso, al inhibirse la titular de la causa hasta ahora No obstante, el ¬ęrey del cachopo¬Ľ no aclar√≥ el motivo por el cu√°l no denunci√≥ su desaparici√≥n ni su precipitada huida a Zaragoza. Hasta ah√≠ lo poco que dio de s√≠ su comparencia ante la instructora, Rosa Mar√≠a Freire, quien se inhibi√≥ de la causa en favor de un Juzgado de Violencia de G√©nero al considerar que el caso es un crimen machista debido a la relaci√≥n que manten√≠an. Lo que s√≠ trascendi√≥ ayer, seg√ļn consta en el sumario, es que Heidi Paz abort√≥ de forma natural apenas dos meses despu√©s de empezar su relaci√≥n con Rom√°n. Esta se inici√≥ en abril y la p√©rdida del hijo que esperaban fue en junio. Este extremo, adem√°s del color de la piel (el forense dijo que era cauc√°sica y es mulata), dificultaron su identificaci√≥n, pues se detect√≥ que la v√≠ctima hab√≠a tenido tres embarazos. Tuvo dos hijos que residen en Honduras. Ni envenenada ni asfixiada Adem√°s, en la instrucci√≥n figura que ella no le hab√≠a denunciado por malos tratos ‚Äďcomo hizo su exmujer‚Äď y que, en contra de lo que se ha difundido, la v√≠ctima le escribi√≥ no una, sino dos cartas, en las que le declaraba el amor que profesaba al ¬ęrey del cachopo¬Ľ. Es decir, que no le hab√≠a dejado o lo pensaba, o eso intentaba ella hacerle creer. La letra es de la infortunada joven como ha demostrado la prueba caligr√°fica. No obstante, cabe rese√Īar que las misivas incorporadas al sumario no tienen fecha y se est√° al inicio de las actuaciones, por lo que se pueden descubrir otras cosas m√°s adelante. En cuanto a la causa de la muerte, seg√ļn el informe preliminar de la autopsia, la v√≠ctima no fue ni envenenada ni asfixiada. En el tronco de la joven no hab√≠a orificios de bala ni signos de apu√Īalamiento o golpes que explicaran el fallecimiento. Las extremidades y la cabeza est√°n siendo buscadas por la Polic√≠a. Ser√°n las que tengan la clave. El abogado de la acusaci√≥n Ram√≥n Fern√°ndez de Mera sostuvo, en cuanto al aborto natural que sufri√≥: ¬ęNo se sabe qu√© fue lo que lo provoc√≥¬Ľ. ¬ŅAlguna agresi√≥n, dado su perfil violento? Qui√©n sabe. Tambi√©n precis√≥ que Rom√°n era ¬ęcontrolador, posesivo y obsesivo¬Ľ y que la pareja no hab√≠a roto. Por contra, la defensa de Rom√°n sostiene que ya no manten√≠an ninguna relaci√≥n. Solo ellos lo saben.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!