El emocionante abrazo de Sagan y Valverde

Alejandro Valverde logró por fin uno de sus títulos más deseados, el Mundial de Ciclismo. La séptima medalla del corredor murciano en esta competición fue finalmente, después de dos platas y cuatro bronces, el oro, que le convierte en el cuarto ciclista español que lucirá el ‘maillot’ arcoiris después de Abraham Olano, Igor Astaloa y Óscar Freire.

Visiblemente emocionado tras cruzar la línea de meta en Innsbruck (Austria) hasta el punto de dejar caer algunas lágrimas antes de subir al podio, el corredor murciano se llevó una agradable y emocionante sorpresa en el cajón. El encargado de colgarle la medalla al cuello no fue otro que Peter Sagan, tres veces campeón del mundo (2015, 2016 y 2017).

El eslovaco le dedicó unas cariñosas palabras al español, mientras este lo miraba con los ojos vidriosos, y le dio el testigo mundialista fundiéndose con él en un emotivo abrazo.

Mientras, el también tricampeón del mundo Óscar Freire, siguió la ceremonia y este cariñoso gesto al pie del podio.

Valverde, emocionado tras el triunfo soñado

Valverde, muy emocionado, confesó no tener palabras por un triunfo así, el más buscado de su carrera, ya que aún no se creía la victoria. «Estoy sin palabras, no me lo creo todavía. Han sido tantos años luchando por él y al fin se ha conseguido», se congratuló, muy agradecido a una selección española «que ha estado de 10» y a la que dedicó el triunfo además de a la gente que le «quiere».

«La selección ha estado de 10, ha sabido estar en todo momento donde debía y yo también he sabido defender mis opciones en el sprint, en el que me han dejado toda la responsabilidad», explicó.

«Ha sido un sprint largo y he atacado a 300 metros y al final he ganado», se felicitó un Valverde, muy feliz en el podio.

En la recta de meta, Valverde desveló que «sabía que no podía fallar. No podía fallar ni a la selección ni a mí y al fin he ganado. Siento una emoción terrible», finalizó.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!