El embarazo oculto de Allyson Felix

El pasado 28 de noviembre nació Camryn, la hija de Allyson Felix, la atleta más exitosa de Estados Unidos a lo largo de los años. Este hecho no fue noticia entonces, lo ha sido esta semana, cuando la deportista ha hecho pública su historia. Allyson decidió no compartir su embarazo, y lo hizo pensando en lo que su estado le podía generar: «Sentía que al tener un hijo estaba arriesgando mi carrera y decepcionando a mucha gente». Ella es una víctima más de la inseguridad que tienen las deportistas que deciden ser madres.

Allyson había planeado una temporada ligera pensando en Tokio 2020. Sin embargo, unos malos resultados en junio alarmaron a su entorno. Fue entonces cuando la nueve veces medallista olímpica decidió comunicar a sus más allegados la noticia: no estaba lesionada, como sospechaban, estaba embarazada. «Esa imagen de niña bonita que tenía se volvió más importante que lo que realmente era. Estaba anteponiendo las necesidades y expectativas de otras personas a las mías». Durante meses trató de disimular su embarazo, y ha sido tras el nacimiento de su hija cuando ha dado a conocer la noticia.

«Estaba emocionada de estar embarazada. Siempre he querido ser madre. Esto no debería ser un secreto. Entonces, ¿por qué me ha llevado ocho meses compartir esta noticia?». La razón era el miedo. Su plan era competir hasta verano y, llegado el momento, estar de baja hasta enero. Nadie tenía por qué enterarse. Pero la vida le tenía reservado un amargo episodio: un complicado parto estuvo a punto de acabar con la vida de su bebé.

«Una de las lecciones que he aprendido es que no puedes controlar nada de esto. Solo puedes controlar cómo reaccionas a ello». Pese a las dificultades, la historia tiene un final feliz. Camryn se recupera positivamente y Allyson es optimista con su estado de salud. Aunque sigue teniendo Tokio 2020 entre sus objetivos, confiesa que esta experiencia le ha cambiado la vida: «Es asombroso lo rápido que cambian tus prioridades. Lo único que me importa es que mi hija esté bien. No me importa si alguna vez vuelvo a correr».

Faltan garantías

Lili Fernández, jugadora de voleibol que ha participado en los dos últimos Juegos, vivió su particular experiencia. Tal y como narra a ABC, ella contó desde el principio con el apoyo de la Federación, del Comité Olímpico y de sus patrocinadores. «Cuando comuniqué la noticia todos me respaldaron. Me dijeron que era lo mas bonito del mundo y que siguiera adelante». Sin embargo, sí que cree que hay riesgo de que aquellas que deciden ser madres queden desamparadas. «Faltan garantías. Cuando me quede embarazada no sabía qué iba a pasar».

El caso de Allyson ha sido el último en salir a la luz. Ha sido ella la que ha decidido contar su historia con el fin de que sirva de ejemplo y para intentar ayudar a la causa. «Por desgracia entiendo su decisión, pero no debería ser así. Tener un hijo es lo más natural del mundo y es ley de vida», añade Lili.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!