El dólar ya supera los $45 y la tasa otra vez se colocó arriba del 60% anual

El dólar ya supera los $45 Fuente: Archivo

El billete acumula una suba del 5,1% en 12 ruedas, aunque el BCRA busca dosificar esa tendencia vendiendo futuros

El progresivo deterioro de las condiciones financieras, iniciado hace poco más de dos semanas, mostró un nuevo capítulo ayer al cerrar el dólar por encima de los $45 (a $45,06 para la venta al público) y volver la tasa de referencia local a ubicarse arriba del 60% anual, aunque el riesgo país se estabilizó debajo de los 800 puntos (quedó en 787) en los últimos días.

Se trata de valores que el billete no alcanzaba desde hacía 45 días (el 14 de junio había cerrado a $45,17) y la tasa desde hace 25 días.

Para la divisa ya supone un aumento de $2,21 (o 5,15%) desde el mínimo de $42,85 del viernes 12, día que marcó el final del denominado “veranito financiero”.

Y como dicho rendimiento supera cualquier otro que hubiera podido dar en ese lapso una inversión en pesos, el Banco Central (BCRA) volvió a intensificar sus intervenciones en el mercado de futuros cambiarios y a apresurar el retiro de pesos (absorbió $95.150 millones en apenas dos ruedas) para tratar de quitarle combustible a la demanda.

Ocurre que, por impulso de la recuperación de la demanda y el cierre de posiciones vinculado al fin de mes, los montos operados con el dólar tanto al contado como con contratos de futuros no dejan de crecer. Ayer, por caso, se transaron US$1118 millones (17% más que en la rueda previa), en el primer caso, y el equivalente a US$2050 millones en el Rofex con futuros, contra los US$1800 millones de anteayer. El BCRA aportó poco más del 10% del volumen, según describen los operadores, aunque mantuvo una presencia continua sobre esa plaza.

“Fue la rueda con mayor volumen negociado en los últimos dos meses. La presión de la demanda de coberturas ante las elecciones y la inminencia del fin de mes hicieron además que el billete alcanzara su valor más alto desde mediados de junio pasado”, señaló el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios, en relación al cierre de $43,93 (+10 centavos o 0,21%) que marcó el dólar en el segmento mayorista.

“El mercado refleja la incertidumbre ante las PASO y el cierre de algunas posiciones especulativas que se habían realizado en los últimos meses”, confió un operador.

“La devaluación del billete en estas circunstancias era previsible y es dable esperar que la presión siga hasta la votación. Aun así no esperamos que la divisa se dispare de forma significativa, sabiendo que el BCRA cuenta con suficiente poder de fuego debido al aumento de la capacidad para intervenir en futuros y su capacidad para hacerlo en el mercado spot”, apuntaron por su parte en Delphos Investment.

Tasa y deuda en alza

Para la tasa de interés referencial, que se reacomodó al 60,27% nominal anual, implica un alza de 156 puntos respecto del piso de 58,71% que tocara hace apenas 11 días y un regreso a los niveles que mostraba a comienzos de un mes que abrió en el 62,08% anual.

La nueva suba, séptima consecutiva, se dio al cabo de una rueda en la que el BCRA colocó entre los bancos 270.171 millones en nuevas Letras de Liquidez (Leliq), cuando vencían algo menos de $219.000 millones. Así absorbió unos $48.217 millones contando los casi $2500 millones que pagó a los bancos por estas inversiones.

Por la fuerte contracción, la deuda remunerada del BCRA generada por la creciente emisión de estos títulos y los altos intereses (su pago se acumula sobre el stock de capital, al que -por caso- le sumó $59.493 millones sólo este mes) marcó un nuevo récord al superar los $1,29 billones (había llegado a $1,4 billones con las Lebac).

Respecto del costo de este pasivo, el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO) estimó en los últimos días que los bancos privados embolsaron por sus inversiones en Leliq $29.393 millones en mayo, de los que solo $9755 millones usaron para pagar intereses de plazos fijos a los ahorristas. Esto quiere decir que, a costa del BCRA, embolsaron ese mes una diferencia de $19.638 millones. “Las altas tasas de las Leliq pulverizaron la oferta de crédito al sector privado y dieron forma a un auténtico ‘Plan Descansar’ para los bancos, que usan fondos de sus clientes para prestarle al Estado”, advierte en un informe.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!