El dinero que se movía en Canarias tras la Conquista

Las islas Canarias tienen una excelente cultura financiera producto de la apertura al Atlántico desde el primer momento de la Conquista. La propia producción de azúcar y su exportación a Amberes, entre otros sitios, pone de relieve la importancia del tráfico de divisas que se movía en las islas.

La existencia de un periodo de glaciación en Europa reforzó la posición de Canarias ya que el azúcar no solamente era un endulzante. Era un gran conservador de frutas. La sal y especies conservaban carne. El azúcar, la fruta.

En ese contexto,el marco económico de Canarias data desde el instante en el que los Reyes Católicos se obligar a potenciar y mejorar la calidad de vida de los canarios. Así, se pone en evidencia en la obra de 44 kilómetros de recorrido del trasvase de agua de la Mina de Tejeda (Gran Canaria) entre 1510 y 1526. El agua ya entonces era el petróleo de Canarias. Sin agua, en la islas no era posible hacer nada productivo.

Los intereses económicos, avances de navegación como la aparición de la brújula y nuevos mapas en las escuelas cartográficas permitió acercar la economía de las islas a Europa. Las necesidades financieras de las islas no solamente eran para su consumo interior sino también para la exportación de productos.

Ahorro

Para ejecutar esos proyectos y garantizar una presencia permanente de alimentos en la islas era precisa la ordenación del mercado financiero en Canarias. Fue en Gran Canaria donde se comenzó en 1547 a establecer fondos de inversión coletiva para asumir de forma cooperativalos altos costes logísticos y la carencia de agua. Fue preciso ordenar los flujos financieros para la compra de materia prima, afrontar sequía o plagas. Eran montes de piedad o cooperativas de crédito, similares a cajas de ahorro.

En la isla de Tenerife cierto poder económico privado se concentró en La Laguna y La Orotava. Y en esa época y esas zonas es donde data las primeras entidades agrarias con objetivos financieros fundadas el 25 de mayo de 1516.

Inversión

En el resto de las islas el mercado financiero se fue canalizando de forma ordenada siguiento también el modelo de cooperativas de crédito, la versión primitiva de de Cajasiete o Cajamar en Canarias. En El Hierro, creación de un marco adecuado de inversión se comenzó a ejecutar desde la llegada de los fraceses de Bethencourt.

En 1599 Fuertenventura albergó las primeras operaciones de la mano de Gonzalo de Saavedra, que colocó 7.900 celemines de cereal al fondo común. En La Gomera fue en el Siglo XVI y en La Palma ya en el Siglo XVIII. En múltiples ocasiones no todo era aportaciones en especies sino en metálico. En la isla de Lanzarote el primer fondo se hizo en 1598, tras las ordedes de Felipe II, se puso en marcha el primer ordenamiento jurídico de capitales en 1584.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!