El Chapo también sobornó a un alto cargo de López Obrador

Por si le faltaba mística y mitología al juicio de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, el Chapo, llegó Jesús Malverde. Se le considera el «santo de los narcos», un personaje de finales del siglo XIX y comienzos del XX al que los traficantes y los ciudadanos rasos piden protección en Sinaloa, donde tiene su capilla. Una estatuilla del santón, al que la Iglesia Católica no reconoce, apareció este martes en los juzgados de Brooklyn donde se celebra el macrojuicio al supuesto jefe del cartel de Sinaloa. Estaba en un armario de metal en la sala anterior a donde se celebran las vistas. «Fue un milagro, apareció él mismo», dijo a Efe Eduardo Balarezo, uno de los abogados del Chapo.

Toda la protección de Malverde y muchos milagros más necesitará el acusado para librarse de la cadena perpetua a la que se enfrenta si el jurado le considera culpable. En semana y media de juicio, las pruebas en su contra se acumulan. Ayer, los miembros del jurado vieron fotografías y vídeos de las tácticas que usaba su organización criminal para introducir droga en EE.UU. -camiones cargados con latas de pimientos que escondían cocaína, túneles subterráneos en la frontera- y escucharon, por cuarto día, a un testigo con conocimiento directo del cartel.

Se trata de Jesús ‘Rey’ Zambada, un lugarteniente del cartel de Sinaloa, extraditado a EE.UU. en 2012, que colabora ahora con la acusación para obtener beneficios penitenciarios. El ’Rey’ Zambada ha detallado en los últimos días cómo el ‘Chapo’ manejó el cartel, ordenó asesinatos y sobornó a las autoridades de EE.UU.

El alcance de los sobornos llega hasta el inminente presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que tomará posesión de su cargo el próximo 1 de diciembre. Según el testigo, el cartel de Sinaloa entregó «varios millones de dólares» a Gabriel Regino, que era subsecretario de Seguridad Pública de la Ciudad México cuando López Obrador era su alcalde. Se le dio el dinero «porque iba a ser el próximo secretario de Seguridad Nacional y si ese era el caso, era para nuestra protección», dijo.

Lluvia de millones al Gobierno mexicano

La lluvia de millones del narcotráfico llegó a todas las instancias del Gobierno de México. El ‘Rey’ explicó cómo él y el abogado del cartel, Óscar Paredes, se reunieron en 2005 en un restaurante con Genaro García Luna, que entonces dirigía la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones bajo la presidencia de Vicente Fox. Le entregaron tres millones de dólares en un cartera.

En 2007, cuando García Luna era secretario de Seguridad en la presidencia de Felipe Calderón, recibió otra cartera, con entre tres y cinco millones de dólares.

También dijo que creía el mismo alto cargo recibió otros cincuenta millones de dólares de otra facción de narcos, la de los Beltrán Leyva.

La información fue sonsacada por uno de los abogados del Chapo, William Púrpura. Buena parte de la estrategia de la defensa es retratar al acusado como un segundón con ínfulas dentro del negocio del narcotráfico. Mientras tanto, son otros los que en realidad manejan la organización criminal. En concreto, Ismael ‘Mayo’ Zambada, hermano del ‘Rey’, que sigue prófugo de la justicia y al que la defensa ha acusado de haberlo conseguido con sobornos millonarios a las autoridades, incluidos los presidentes Enrique Peña Nieto y el propio Calderón.

Del interrogatorio podrían haber salido más nombres de altos cargos y más detalles, pero se lo impidió el juez, que limitó sus preguntas para que se centrara en episodios relativos al ‘Chapo’ y no en otros que podrían ser «embarazosos» para los afectados.

Purpura preguntó al testigo dónde estaba su hermano, el ‘Mayo’ Zambada. «Probablemente en la montaña», respondió el ‘Rey’, que también reconoció en el pasado a las autoridades que el cartel de Sinaloa tenía múltiples líderes, pero que su hermano era «el jefe, el principal». Además, admitió que nunca mencionó al Chapo como uno de los líderes del cartel. Era lo que buscaba la defensa.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!