El Cervantes recomienda decir ¬ęL√©rida¬Ľ y no usar el lenguaje inclusivo ¬ęde manera repetitiva¬Ľ

El Instituto Cervantes, en colaboraci√≥n con Espasa, publica ¬ęLas 100 dudas m√°s frecuentes del espa√Īol¬Ľ, una gu√≠a con recomendaciones sobre el uso del idioma que, entre otras, sugiere usar la escritura de localidades en castellano como ¬ęL√©rida¬Ľ en lugar de ¬ęLleida¬Ľ, por una ¬ętradici√≥n asentada¬Ľ, o no usar lenguaje inclusivo ¬ęde manera repetitiva¬Ľ.

Uno de los apartados del libro se centra en esa escritura de localidades, poniendo como ejemplo a L√©rida, si bien tambi√©n se recogen otras como ‘Gerona’ –en lugar de ‘Girona’– ,’Orense’ –en lugar de ‘Ourense’– e ‘Ibiza’ –en lugar de ‘Eivissa’–. En el texto se justifica esta decisi√≥n en que se usa en castellano cuando “el resto de la frase est√© en castellano”.

No obstante, uno de los autores del libro, Florentino Paredes, al ser preguntado por esta recomendaci√≥n ha defendido que, en el caso de los top√≥nimos, “si una de las denominaciones ya tiene una tradici√≥n asentada es preferible usar √©sa antes que la denominaci√≥n del pa√≠s al que pertenece”. En cualquier caso, ha recordado que lo que se plantea en el libro “no son opiniones, sino doctrinas” de distintas instituciones de la lengua, como la RAE o ASALE.

En cuanto al uso de lenguaje inclusivo, el libro apunta a que la duplicidad de g√©nero –decir ‘ciudadanos’ y ‘ciudadanas’, por ejemplo– es “correcto, pero puede resultar inadecuado por redundante”. Para Paredes, la lengua es “un instrumento de comunicaci√≥n en el que debe primar la econom√≠a”.

“Es un error estar permanentemente utilizando dos g√©neros, aunque la lengua debe de ser inclusiva. S√≠ se puede utilizar al principio o al final de una intervenci√≥n, para saber que el masculino es el g√©nerico y vale para los dos g√©neros, pero no se puede hacer de manera repetitiva”, ha aseverado.

‘CROQUETA’ Y ‘COCRETA’

El libro aborda otros temas como dudas sobre la pronunciaci√≥n –incluyendo la comparaci√≥n entre ‘croqueta’ o ‘cocreta’–, dudas ortogr√°ficas –las menos, porque seg√ļn Paredes, “basta con acudir al diccionario”–, sobre puntuaci√≥n –por ejemplo, poner una coma antes de ‘y’– y sobre construcciones de frases –el uso de imperativos como ‘idos’–.

“Las propuestas no son nunca taxativas, hay casos en los que la norma es m√°s flexible. Adem√°s de hablar de lo que es aceptable o no, tambi√©n nos fijamos en lo que es m√°s preferible o recomendable, todo fundamentado en la norma de las instituciones”, ha defendido Paredes. ‘Las 100 dudas m√°s frecuentes del espa√Īol’ cuenta con una tirada inicial de 5.000 ejemplares y, adem√°s del centenar de dudas, cuenta con cerca de 1.600 entradas.

“No se trata de afirmar d√≥nde se habla mejor el espa√Īol, sino qui√©n lo habla mejor: tan leg√≠timo es el espa√Īol de Ecuador que el de Valladolid. Los matices enriquecen y hay que recordar que el espa√Īol mantiene su unidad como lengua al margen de las variedades, algo que otros idiomas no pueden decir”, ha concluido el director del Instituto Cervantes, Luis Garc√≠a Montero.

García Montero.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!