El caníbal de la Guindalera fue detenido en agosto por quebrantar la orden de alejamiento de su madre

Hasta tres veces estuvo Alberto S√°nchez, de 26 a√Īos, el apodado como el can√≠bal de La Guindalera (Salamanca), en una unidad de psiquiatr√≠a debido a los problemas que sufre. Estos se desencadenaron a ra√≠z del consumo de drogas, un mundo en el que se sumergi√≥ hace unos a√Īos y en el que qued√≥ atrapado. Ese c√≥ctel fatal le llev√≥ primero a maltratar a su madre, y a quebrantar una orden de alejamiento, por lo que fue detenido en agosto. As√≠ lo han asegurado a ABC fuentes de la investigaci√≥n.

Como en una profecía autocumplida, había dicho en el parque de Eva Perón que quería matar a su propia madre. Estaba consumiendo drogas y nadie le creyó

Cuando el asesino confeso del crimen y posterior descuartizamiento de su progenitora, Soledad G√≥mez, de 66 a√Īos, tomaba la medicaci√≥n, mejoraba. De eso se quejaba la v√≠ctima a su c√≠rculo m√°s √≠ntimo, compuesto por unos cuantos amigos del barrio en el que llevaba viviendo m√°s de veinte a√Īos: en el 1¬ļ C del n√ļmero 50 de la calle de Francisco Navacerrada. No ha trascendido la enfermedad que padece el parricida, aunque algunos alud√≠an a la esquizofrenia porque los s√≠ntomas remit√≠an al tomar los f√°rmacos prescritos.

√öltimamente, Alberto estaba peor, si bien ninguna de las personas que conoc√≠an que los moratones o golpes que presentaba esa menuda mujer se los propinaba su hijo peque√Īo, pudieran sospechar ese espeluznante final.

Y es que el detenido el pasado jueves no solo la mat√≥, sino que, tras desmembrar su cuerpo en trozos muy peque√Īos y muy bien diseccionados ‚Äďlabor para la que se cree que utiliz√≥ la picadora que hab√≠a en el piso, as√≠ como varios cuchillos‚Äď guard√≥ parte de cad√°ver en t√°peres. De ellos fue comiendo y tambi√©n le dio a ¬ęKoke¬Ľ, el perro de la familia. Las peleas en el hogar eran frecuentes desde hac√≠a tiempo y la violencia si bien Soledad empez√≥ a denunciar a su v√°stago, una y otra vez cuando la situaci√≥n se fue haciendo insostenible.

De hecho, a Alberto le constan doce antecedentes, la mayoría por maltratar a su progenitora. En agosto fue detenido por quebrantar la orden de alejamiento que le impuso un juez ante su reincidencia. Una medida que seguía en vigor cuando cometió el crimen, precisaron fuentes policiales.

Algunos de los ingresos del homicida en psiquiatr√≠a fueron a instancias de Soledad. Este entraba en el centro de forma voluntaria, pero de la misma manera, ped√≠a el alta y se marchaba. Al ser mayor de edad, nada ni nadie lo imped√≠a. Incomprensible. No estaba incapacitado, un extremo ¬ęmuy complicado¬Ľ, aseveran nuestros informantes. Y volv√≠a a las andadas.

Cambió el bombín

Aunque su madre le acababa acogiendo en casa, le ten√≠a miedo. En una ocasi√≥n pidi√≥ a una de las personas de su confianza que le cambiara el bomb√≠n de la cerradura porque ¬ęAlberto va a salir y no quiero que entre a casa¬Ľ. As√≠ lo asegur√≥ Leo, la persona que le dio trabajo en el bar que regentaba, el Pase√≠llo de Acho, tambi√©n a instancias de su progenitora. Y que, a la postre, le despidi√≥ por golpearla ¬ęporque no le daba dinero¬Ľ. Y es que gran parte de las broncas familiares obedec√≠an a ese motivo. ¬ęEstaba amargada¬Ľ. Como todos los toxic√≥manos, le quitaba dinero y cada vez le ped√≠a m√°s.

Sin oficio ni beneficio, frecuentaba el parque de Eva Perón donde se relacionaba con vagabundos, alcohólicos y consumidores de drogas, como él. Ahí, como en una profecía autocumplida, dijo un par de veces que quería matar a su madre. Nadie le creyó.

Pero lo hizo. Y la atrocidad que ha cometido Alberto, acusado de homicidio con la agravante de parentesco, le ha conducido a la enfermer√≠a de la c√°rcel de Soto del Real. Ah√≠ est√° desde el s√°bado con dos presos ¬ęsombra¬Ľ que le vigilan ‚Äďlo normal es uno‚Äď en aplicaci√≥n del protocolo antisuicidio. Est√° a la espera de que le realicen los ex√°menes psiqui√°tricos a instancias de la juez para determinar en qu√© modulo ingresa. Si su estado lo requiriera, podr√≠a ser recluido en un penal para enfermos mentales. Eso podr√≠a pasar, por ejemplo, si se confirmara que padece esquizofrenia, como ocurri√≥ con Noelia de Mingo.

Se deshizo de las vísceras

En el Anat√≥mico Forense tratan de determinar qu√© caus√≥ la muerte de Soledad y cu√°ndo se produjo. Este √ļltimo extremo resultar√° m√°s f√°cil de averiguar debido a los restos del cad√°ver hallados en la casa y en la basura de la finca. Por su estado de descomposici√≥n, todo apunta a que no habr√≠a pasado mucho tiempo. Eso s√≠, el suficiente como para que Alberto, en pleno delirio, desmembrara el cuerpo de la mujer que le dio la vida en la ba√Īera, limpiara las manchas de sangre y se deshiciera de alg√ļn modo de las v√≠sceras, las que antes se deterioran.

La amiga que denunci√≥ en comisar√≠a dijo que hac√≠a un mes aproximadamente que no la ve√≠a y estaba muy preocupada. Sus m√°s allegados sit√ļan la fecha en unas tres semanas. Una vecina sostiene que la vio la semana pasada y que, incluso, habl√≥ con ella.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!