El canario Juan Espino consigue el pase a la UFC tras vencer en las semifinales del TUF

«Sueño conseguido. Ya estamos en UFC». Con estas palabras anunciaba Juan Espino (Las Palmas, 1980), antes conocido como «El Trota» y ahora como «El Guapo», en sus redes sociales, que peleará en la mayor organización de artes marciales mixtas (MMA), tras vencer en semifinales del reality «The Ultimate Fighter 28 (TUF)», una suerte de «Gran Hermano» donde los peleadores compiten por un contrato de UFC.

Juan Espino (d), junto al presidente de UFC, Dana White
Juan Espino (d), junto al presidente de UFC, Dana White

A sus 38 años, el canario Juan Espino, con un largo recorrido en los deportes de lucha, escribe su nombre en la historia de las MMA nacionales tras conseguir una oportunidad para formar parte de un evento oficial de UFC. Este pase lo ha ganado al llegar a la final del TUF. El formato de este reality se desarrolla de la siguiente manera: ocho luchadores conviven en una casa en Las Vegas y se enfrentan entre ellos a modo de torneo eliminatorio hasta que dos llegan a la final. Ese combate final tiene lugar dentro de un evento de la mayor compañía de este deporte.

Por ello, tras vencer en semifinales a Maurice Greene en solo un minuto y medio por un mataleón (sumisión), Espino asciende al olimpo de las MMA y se medirá en la final el próximo 30 de noviembre en Las Vegas frente a Justin Frazier, dentro de la velada «The Ultimate Fighter Finale – Dos Anjos vs Usman». Antes había tenido que derrotar en cuartos de final al neozelandés Ben Sosoli, al que dominó claramente con el gran juego de suelo que le caracteriza al canario, obteniendo así el triunfo por decisión unánime. Espino se convierte en el cuarto español en formar parte de un evento oficial de la UFC. Primero abrió el camino Alberto Cerro León, en 1994 (UFC 2). Luego participó Enrique Wasabi en una final del TUF en noviembre de 2015, para lugo más tarde, en julio de 2016, luchar en el evento numerado UFC 200. También Abner Lloveras llegaría a la final del TUF en diciembre de 2015. Ahora es el turno de que Espino vuelva a ondear la bandera española.

Un experto en lucha canaria y senegalesa

Una victoria de Espino en la final le aseguraría un contrato más largo en UFC. Sin embargo, una derrota no le descarta para continuar en la organización tras el dominio abrumante que ha tenido en sus anteriores combates en el TUF. Pese a su edad, algo que no es raro en peleadores del peso pesado (Daniel Cormier, 39; Fabricio Werdum, 41 o Mark Hunt, 44), el luchador canario tiene un buen récord (8-1) y grandes posibilidades de hacer carrera en la Champions League de las artes marciales mixtas.

Para el público generalista Espino puede ser un desconocido, no así para el aficionado a la lucha. De hecho, el canario ha desarrollado una excelsa carrera en la lucha canaria, de la que es su máximo exponente, alcanzando el máximo grado existente. Conquistado el territorio canario, dio el salto hasta el continente africano, para competir en la lucha senegalesa, también llamada «laamb». Su periplo por esas tierras fue inmejorable, dominando a todos los luchadores en su casa con un bagaje de 7 victorias y ninguna derrota, ganándose el apodo del «León Blanco» y siendo el único extranjero reconocido por la Federación senegalesa.

El salto definitivo a Estados Unidos

Las ganas de comerse el mundo de «El Guapo» le hicieron recalar en el American Top Team, un gimnasio estadounidense que nutre de luchadores, muchos de ellos campeones, a la UFC, entrenando con algunos de los mejores deportistas de las MMA mundiales. Esto le ayudó a dar el salto definitivo de calidad, aunque su formación ya era de muy alto nivel. Espino es conocido como un gran «wrestler», con un manejo extraordinario de la pelea cuerpo a cuerpo. Además, en la modalidad de «grappling» ha conquistado numerosas medallas europeas y mundiales y también goza de un depurado jiu-jitsu brasielño. No obstante, el «striking» que ha ido puliendo en los últimos años, se ha visto acrecentado a medida que tachaba días en su agenda de entrenamiento en el American Top Team. Toda esta amalgama indica que el español puede apuntarse buenas victorias en la compañía estadounidense. Porque ya se sabe, lo difícil no es llegar, sino mantenerse.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!