El cabreo de Primo de Rivera en Canarias

El general y presidente del Gobierno dictatorial entre 1923 y 1930 puls√≥ en la islas Canarias la necesidad de disponer de un r√©gimen econ√≥mico y fiscal diferenciado del resto de Espa√Īa por factores como la lejan√≠a e insularidad. El 17 de octubre de 1928 Primo de Rivera visit√≥ por unas jornadas Canarias empezando por Tenerife y saliendo por Gran Canaria. As√≠ narraba ABC aquella visita.

Primo de Rivera se cabre√≥ porque lleg√≥ a Canarias con su discurso sobre la autoarqu√≠a econ√≥mica en Espa√Īa y en las islas todo estaba en manos extranjeras.

El enfado se lo se√Īal√≥ al presidente de la C√°mara de Comercio de Las Palmas, Antonio Cuy√°s y Gonz√°lez Corvo, empresario portuario, que le responder√≠a: ¬ęNo se extra√Īe su excelencia porque estas islas se han constru√≠do libra esterlina sobre libra esterlina. Sin la inversi√≥n brit√°nica estas islas ser√≠an siete corrales de cabras¬Ľ.

¬ŅPor qu√© no hab√≠a capital peninsular estando en Canarias el Banco de Espa√Īa? En las islas ya exist√≠a la banca comercial del Reino Unido. El Banco de Espa√Īa prestaba dinero al 14% mientras que la brit√°nica vend√≠a financiaci√≥n al 3%. Y porque el negocio de las exportaciones se mov√≠an con el norte de Europa. El pl√°tano de Canarias comenz√≥ a venderse en la Pen√≠nsula a partir de 1940.

De hecho, el primer banco comercial establecido en las islas fue el British West Africa y creado por Aldred L. Jones y la naviera Elder. Tenía entre sus empleados al escritor Alonso Quesada. Primo de Rivera visitó Canarias en 1928 y desde 1909 ya hay banca inglesa en la región. En 1911 se crean en Canarias las primeras cajas de ahorro y montes de piedad en el circuito urbano.

De Rivera en la Playa de Las Canteras, Gran Canaria, saludado por p√ļblico local – ABC

Cortesía británica a su llegada

Hubo problemas de protocolo con aquella visita. Primo de Rivera creía que pondría a una primera priedra de la empresa de energía, también de capital inglés y tecnología alemana. Pero era inaugurarla. Esa obra se prefinanció con capital privado a fin dar servicio a la industria que estaba florenciendo en las islas. Porque el mercado interior apenas era rentable.

En aquella época el 90% del capital del Estado en Canarias se destinaba a puertos en Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife. El Estado invertía en puertos y los operadores internacionales creaban las infraestructuras para abastecer buques. De ahí, las fábricas.

Ese panorama brit√°nico en medio de una econom√≠a espa√Īola tiene su origen en la facilidad que exist√≠a en el archipi√©lago para hacer negocios. En las islas Canarias hubo entre 1820 y 1850 una crisis estructural de la econom√≠a por la ruina del negocio del vino y de la cochinilla. Las clases pudientes comenzaron a buscar respuestas a esta crisis estructural en el Reino Unido y norte de Europa.

El capital brit√°nico controlaba todos los sectores estrat√©gicos y Canarias era un ¬ętercer pa√≠s¬Ľ a efectos aduaneros dentro Espa√Īa

La crisis generó un aumento los impuestos en Canarias de un 300% entre 1820 y 1823. Esto generó manifestaciones contra la recaudación de tributaria que se agudizó las reformas de 1840. Buena parte de los generales de Bolívar en Venezuela en 1823 eran canarios, donde el 25% de la población era de origen insular. Y uno de cada seis campesinos canarios tenía en su casa fusil.

La burguesia local, a fin de frenar cualquier discurso separatista, apuesta por el librecambismo y lo pacta con Madrid. Se establecen puertos francos de impuestos a mercancías y genera la eliminación del monopolio del tabaco. Con ello, la economía canaria avanza y moderniza. Se acelera la llegada de capital extranjero y de remesas de capital procedente de emigración. El 65% de las inversiones procedían de Cuba y Venezuela.

Ingleses

La presencia de Primo de Rivera a Canarias ten√≠a un valor extraordinario tras el aumento del desarrollo urbano y agrario. Primo de Rivera firm√≥ un a√Īo antes, en 1927,la divisi√≥n de la provincia de Canarias en dos: la de Santa Cruz de Tenerife y la de Las Palmas.

Tras buscar tiempo en su agenda, Primo de Rivera visit√≥ un territorio que, a efectos aduaneros, era un ¬ętercer pa√≠s¬Ľ, como ocurre acualmente. Los canarios se volcaron en actos de agradecimiento ante un mandatario que hab√≠a sido sensible a sus necesidades y aspiraciones. En Las Palmasa, se organiz√≥ bailes en el Club N√°utico y Hotel Santa Catalina, de control y gesti√≥n brit√°nica.

Cuando Primo de Rivera llegó al hotel se quedó con el detalle de ser un hotel inglés. Y así, cada vez que daba un paso, había influencia británica. También se da cuenta que la empresa de autobuses local se llama Las Palmas Wagon Company.

Todos los sectores estrat√©gicos de la econom√≠a canaria estban en manos brit√°nicas, belgas, francesas y alemanas. ¬ęSolo dos pesares tengo al partir: uno, no haber venido antes; otro, haber estado tan poco tiempo¬Ľ, dijo al marcharse Primo de Rivera. De Canarias, afirmaba que ¬ęestas provincias que no ceden a ningunas otras en espa√Īolismo sincero, ni en virtudes ciudadanas y que por ello merecen toda la atenci√≥n del Gobierno, ej√©rzalo quien lo ejerza¬Ľ.

Capitales

En las islas comenzó a llegar el petróleo desde 1916 con Shell. Desde 1920 se instalan en las islas Texaco, BP o Exxon. Fue por los buques porque parque móvil apenas existía. Eso desarrolló la energía del archipiélago. La refinería se creó en Tenerife en 1929 para abastecer a buques de combustible y abastecer a Europa. A Canarias llegó también Unelco (Union Electric Company) desde Chicago. Desde los puertos de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife se manejaba energía y cereales. Surgen así industrias agroalimentarias y tabaco para el mercado internacional por la baja fiscalidad.

En su viaje de 1928 Primo de Rivera observó que el plátano y el tomate también estaban en manos británicas y que muchos canarios viajaban más a Londres que a Madrid. Así y todo, no rechazó bailar con algunas damas inglesas en el Hotel Santa Catalina, para enfado de la escritora canaria Josefina de la Torre, que fue presentada como musa de aquella ilustre velada.

El general tom√≥ nota de la excesiva ¬ębritanizaci√≥n¬Ľ de la sociedad canaria y se esmer√≥ en dar ejemplo del cari√Īo de su Gobierno a las islas, dedicando esos a inauguraciones y visitas a obras ¬ęmenores¬Ľ impulsadas por su gabinete. En una de esas veladas alguien le record√≥ al gobernante las palabra del alcalde de Las Palmas, Jos√© Hurtado de Mendoza, que dec√≠an: ¬ęEl Ayuntamiento de Las Palmas dar√≠a todas las facilidades del mundo a los ingleses, que para algo han sacado al Archipi√©lago de su atraso y modorra, introduciendo el tel√©fono, la l√≠nea de guaguas y el sistema hidr√°ulico para el abastecimiento de Las Palmas¬Ľ.

Primo de Rivera se traslad√≥ a Gando para conocer el proyecto del aer√≥dromo de Gando, en Telde, que se convertir√≠a en el primer aeropuerto de Canarias. En 1929, un a√Īo despu√©s, comenz√≥ la crisis financiera y comenz√≥ a percibirse en el archipi√©lago una profunda divisi√≥n institucional basado en el enfrentamiento de las clases dominantes de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!