El BNG da «por muerta» la Constitución y reclama de nuevo la abolición de la Monarquía

Fiel a su tradición, el BNG se desmarcará de los homenajes al cuarenta aniversario de la Constitución. La formación nacionalista ha avanzado este miércoles que organizará un acto de «impacto visual» para el próximo 6 de diciembre, bajo el lema «Tenemos derecho a decidir», en el que dejarán patente que su intención de «dar por muerta» la Carta Magna.

«Es el momento de dar por muerta esta Constitución y abrir un debate para una nueva», ha asegurado la parlamentaria autonómica, Noa Presas, en una rueda de prensa en la que también ha solicitado la apertura de una reflexión alrededor de la «supresión» de la Monarquía, por ser el «resultado de una fórmula fraudulenta del régimen franquista» o por perpetuar aquellas viejas «estructuras de poder económico y político» simplemente «cambiando su apariencia».

En ese sentido, el Bloque trasladará el «debate» sobre la Corona a todas las instituciones en las que tiene representación como parte de una «fuerte campaña de contestación» en la que, inciden, Galicia «no» tiene nada que celebrar. Servirá para denunciar «el realto autocomplaciente de las fuerzas estatales, tanto de izquierdas como de derechas» ante una Constitución» que «niega los derechos nacionales» y que ha servido para «avalar la dscriminación de la lengua gallega, primando el castellano».

Junto a Presas, el secretario de Organización del partido, Bieito Lobeira, ha resaltado el «saldo negativo» que se traduce de la aplicación de la Carta Magna en Galicia. «Se perdió población y se desmantelaron sectores estratégicos de la economía», informa EP. «El BNG no va a participar en ensalzar ni exaltar la vigencia de un texto que solo es una exhibición de españolismo en un momento de crisis institucional», ha sentenciado Lobeira.

La posición del BNG, no obstante, no es nueva ni dejar de responder a una escalada de gestos de ataque contra las principales instituciones del Estado, y más concretamente, contra la Monarquía. Algunos vienen de muy atrás, como la negativa de tres diputados del partido a acatar la Constitución en 1982 (afrenta que les valió la expulsión del entonces incipiente Parlamento autonómico), y otros no tanto, como la rotura por parte de otro diputado de un retrato del Rey durante un pleno de la Cámara o la quema de un muñeco con el rostro de Felipe VI a cargo de Galiza Nova, la sección juvenil del Bloque.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!