El Barça, una trituradora de directores deportivos

Anda revuelto el barcelonismo desde que Jordi Mestre decidiera dimitir dejando vacante la vicepresidencia deportiva. El adiós del directivo evidenciaba la crisis interna de la institución, que anda dando palos de ciego en cuanto a planificación deportiva se refiere. Con el talonario en la mano y la cantera abocada al ostracismo, el Barcelona se ha desnaturalizado y ha abandonado la senda que antaño estaba bien marcada, con una filosofía formativa en la que la Masía era la piedra angular, un patrón de juego definido y un estilo reconocible. La prueba de ello es la trituradora de directores deportivos en la que se ha convertido el club azulgrana en este último lustro. Le duran poco a Josep Maria Bartomeu, que ha recibido muchas críticas por ello al transmitir una imagen de improvisación. Desde que el empresario asumiera la presidencia en 2014 han pasado por el club cuatro directores deportivos: Andoni Zubizarreta, Robert Fernández, Pep Segura y Eric Abidal.

Esta sensación de provisionalidad también se ha trasladado a la que antaño era la joya de la corona, la Masía. Bartomeu decidió reorganizar el fútbol base en dos grandes áreas: el fútbol base profesional (Barcelona B, Juvenil A y Juvenil B) y el fútbol base amateur (13 equipos entre las categorías Cadete y Prebenjamín). Pep Segura fue el máximo responsable del primero hasta que fue ascendido a Manager General de fútbol. Bakero, Amor, Roura y Altimira eran los jefes de ambas áreas. La salida de Segura esta pasada semana tras el nombramiento de Patrick Kluivert como director de la cantera ha provocado un sismo en el organigrama que también ha sido criticado en la Ciudad Condal por la premura y las formas en que se ha realizado, con el presidente en la gira asiática.

Eric Abidal y Patrick Kluivert son los encargados ahora de dirigir los designios del Barcelona. En el presente y en el futuro. Bartomeu se ha puesto en manos de estos dos exjugadores que generan consenso absoluto en la masa social y en el controvertido entorno culé. No deja de ser curioso, no obstante, que el presidente ceda la política deportiva a Abidal, que entró en la última campaña electoral como miembro de la candidatura de Joan Laporta. El francés entró en verano de 2018 como secretario técnico con el objetivo de hacer de enlace entre el vestuario y la directiva, además de gestionar una caseta cada vez más ocupada por futbolistas franceses. Por el camino se han quedado Andoni Zubizarreta, Robert Fernández y Pep Segura.

Zubizarreta entró de la mano de Rosell en 2010 y dejó el club cinco años después, aunque solo convivió con Bartomeu medio año. Su palmarés con el Barça es abultado pero pagó el famoso tropiezo de Anoeta que a punto estuvo de costarle la cabeza a Luis Enrique. Ese año, el Barça ganó el segundo triplete de su historia. Coincidió con Guardiola, fichó al Tata Martino y se marchó dejando a Luis Enrique en el banquillo. Villa, Cesc, Alexis, Neymar, Suárez, Rakitic, Ter Stegen y Bravo fueron los fichajes más destacados. Le sustituyó Robert durante tres años y fue el que fichó a Valverde. Fichó a Umtiti, Cillessen, Alcácer, Digne, Coutinho, Dembélé o Semedo ente otros pero su etapa estuvo marcada por la salida de Neymar. El último fue Segura, mal visto en el vestuario y marcado por las debacles de Roma y Anfield. Malcom, Lenglet, Arthur, Vidal, Griezmann o De Jong son fichajes suyos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!