El banquete que se pierde Juncker por no venir a la reunión canaria de las RUP

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean Claude Juncker, no viene a la reunión de las regiones ultraperiféricas (RUP) que se celebra hasta este viernes en la capital grancanaria por motivos de agenda y, en concreto, la cumbre extra Brexit.

El Gobierno de Canarias había previsto una serie acciones paralelas a su estancia para que comprobase la calidad de los productos de las islas que cuentan con ayuda de la UE. De esta forma, comprobar de una misma visita la importancia de tener el apoyo de la CE en cuanto a las demandas de las RUP.

Para ello, a través del cátering de la firma «La Vaquita», se ha previsto vacuno canario con papas de las islas, habichuela insular salteada y salsa condimentada. Tarta de lima con vino blanco Tajinaste barrica de Tenerife y de blanco blanco Mondalón, que forma parte de la agenda del programa «Saborea Gran Canaria» y «Gran Canaria Me Gusta» del Cabildo de Gran Canaria y de la denominación de origen insular.

Quesos artesanos de las islas, papas negras con mojo rojo, tosta de chorizo de Teror y miel de caña de Canarias. El espacio en el que Juncker no almorzará es la Bodega Parrado, que es la más antigua de la isla, creada en 1812. Allí le iban a servir un almuerzo con el prestigioso salmón de Uga, Lanzarote, vinagretta insular, tomate de La Aldea, muy ayudado por la UE, y cebollas rojas de Gáldar con aceite de oliva virgen extra de Fuerteventura.

Entorno espectacular

El impresionante escenario donde tendría que haber almorzado el presidente de la CE se ubica en un zona donde produce uno de los mejores vinos de Canarias. Las tierran eran los abuelos de la propiedad, pero la parte de la bodega no. La bodega acoge una sala de arte canario.

El espacio escogido tienen todos los ingredientes de las dificultades que tienen las RUP. Y es que en plena Segunda Guerra Mundial, por la ausencia de redes de transporte y crisis de exportaciones, la compró el canario Francisco López con su esposa, y ahora sus cuatro hijas regentan el negocio, que se ha ampliado a la actividad del ocio con un proyecto de Félix Juan Bordes.

«Canarias ha vivido de monocultivos siempre fue de viñedos y se fueron creando bodegas y, la de nuestra familia, es la única de la zona. Los vecinos vendimiaban aquí y mi padre estableció un sistema en el que todos se ayudaban desde el bien común, lo mismo que define actualmente a las RUP»”, dijo a ABC este jueves una de las propietarias.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!