El asesino de Laura busca rebajar su pena alegando su adicci贸n a las drogas

Bernardo Montoya, en prisi贸n por la violaci贸n, detenci贸n ilegal y asesinato de la profesora Laura Luelmo desde el pasado d铆a 22, est谩 ingresado ya en laprisi贸n sevillana de Mor贸n. El viernes por la tarde fue trasladado desde la c谩rcel de Huelva (permanec铆a en la enfermer铆a, aislado del resto) por seguridad, seg煤n confirmaron a ABC fuentes de Instituciones Penitenciarias. Se le ha aplicado el equivalente a un primer grado para los presos penados, el r茅gimen m谩s duro, cerrado y casi sin contacto con ning煤n otro recluso, en atenci贸n a su peligrosidad y tambi茅n para evitar conflictos con otros internos.

Montoya, de 50 a帽os, detenido cuando pretend铆a huir cerca de El Campillo (Huelva) conoce muy bien la c谩rcel. De hecho, ha pasado casi la mitad de su vida entre rejas. 芦Su perfil es el de un taleguero禄 (de talego, en argot), explican fuentes del caso, y as铆 lo demostr贸 en su declaraci贸n ante la juez de Primera Instancia e Instrucci贸n n煤mero 1 de Valverde del Camino hace una semana.

芦Hizo una declaraci贸n a la carta, propia de alguien que conoce muy bien el sistema aunque sea 鈥揷omo en su caso鈥 porque ha pasado muchos a帽os preso禄, indica la letrada de la acusaci贸n Patricia Catalina, que representa a la familia de Laura. En esa declaraci贸n en la que no reconoci贸 haber agredido sexualmente a la v铆ctima ni tampoco haberla matado, s铆 cont贸 que era adicto a las drogas, entre otras a la hero铆na y la coca铆na. No refiri贸 que hubiera consumido estupefacientes cuando atac贸 a la profesora zamorana el d铆a 12, sino que habl贸 de su consumo en general.

No es la primera vez

Fuentes jur铆dicas se帽alan que Bernardo Montoya busca con esas explicaciones una rebaja de su eventual condena, una atenuante o incluso una eximente debido a ese consumo, dado que la acusaci贸n ya ha indicado que solicitar谩 la prisi贸n permanente revisable cuando llegue el momento. No ser铆a la primera vez que se beneficia de las consecuencias de su dependencia y esa 芦ventaja禄 ya la conoce un delincuente curtido como 茅l.

En 1997, la Audiencia de Huelva le conden贸 por allanamiento de morada, obstrucci贸n a la Justicia y asesinato. En 1995 mat贸 a machetazos a Cecilia Fern谩ndez, una anciana de 82 a帽os, que iba a declarar contra 茅l. La pena fue de 17 a帽os y 9 meses de prisi贸n porque le aplicaron una atenuante 芦por su grave adicci贸n a la hero铆na y la coca铆na desde hac铆a varios a帽os禄 (…) 芦En el momento de ocurrir los hechos ten铆a afectada su voluntad, aunque de forma leve禄. La sentencia habla de su dependencia a opi谩ceos desde al menos el a帽o 1992 y su condici贸n de drogodependiente.

Siete a帽os antes, en 1990, Montoya salv贸 la vida en un accidente de tr谩fico cuando hu铆a de la Polic铆a tras ser sorprendido traficando con drogas. Aquel d铆a huy贸 de los agentes que lo persegu铆an y lleg贸 a chocar contra una vivienda de El Campillo. Los polic铆as encontraron en el coche varias dosis de hero铆na, listas para la venta. No ingres贸 en prisi贸n por esos hechos.

Ni antes de su primer ingreso (en 1994) ni en sus sucesivas entradas y salidas de centros penitenciarios hasta octubre de este a帽o se ha sometido Bernardo Montoya a ning煤n programa de deshabituaci贸n de estupefacientes, seg煤n fuentes penitenciarias. Estos programas son, con diferencia, los m谩s seguidos en los centros espa帽oles. Sin embargo, el recluso 鈥搎ue quebrant贸 un permiso en 2009鈥 no ha perdido el tiempo entre rejas y ha seguido todo tipo de cursos y actividades, tal y como figura en su expediente.

Los cursos

Montoya ha asistido a cursos de orientaci贸n para la inserci贸n sociolaboral, pese a que no se le conoce trabajo, cursos de carpinter铆a, de solador alicatador y de convivencia en m贸dulos de respeto. Adem谩s, ha tenido destinos remunerados trabajando en 谩reas de mantenimiento de la c谩rcel como jardinero, cerrajero o limpieza de zonas comunes.

Su expediente muestra a un preso adaptado a la vida penitenciaria. Cuando la pasada semana declar贸 ante la juez instructora, adem谩s de rogar perd贸n a la familia de Laura Luelmo, otro gesto que se interpreta en ese contexto de delincuente profesional, acab贸 pidi茅ndole a la magistrada que 芦lo metiera en prisi贸n porque si no lo iba a volver a hacer禄. Un argumento m谩s para que la letrada de la familia insista en su petici贸n de la prisi贸n permanente revisable.

Tanto los abogados de la acusaci贸n como de la defensa que pasaron horas con 茅l se muestran sorprendidos por la 芦tranquilidad禄 desplegada por Montoya. No reconoci贸 los hechos que m谩s pueden incriminarle y que confirman las pruebas cient铆ficas, pero tampoco rehuy贸 las preguntas ni se mostr贸 contrariado. Las fuentes consultadas reiteran:芦Es un taleguero profesional禄.

Lee m谩s: abc.es


Comparte con sus amigos!