El arzobispo de Toledo dice que «la pederastia no es solo un pecado de la Iglesia: es de todos»

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha defendido al Papa Francisco por el «tratamiento» que le han dado los medios en Irlanda tras su visita al país el pasado mes de agosto y ha afirmado que la pederastia «no es sólo pecado de los miembros de la Iglesia: es un problema de todos».

En su escrito semanal, Rodríguez señala que aunque el Santo Padre confesaba que había encontrado mucha fe en Irlanda «aunque haya sufrido mucho con escándalos pasados», él mismo pudo comprobar que existía «un deseo en los medios de desfigurar cifras, de criticar sin objetividad». «El Papa Francisco vivió con intensidad esta visita a Irlanda. Su deseo era estar con esas familias cristianas con las que se encontró, con gestos de humildad y de cercanía impresionantes en tantos momentos de esos dos días tan intensos», manifiesta.

RodrĂ­guez explica que antes de llegar a Irlanda, el Papa escribiĂł una carta en la que sus destinatarios eran los clĂ©rigos y los fieles laicos de la Iglesia CatĂłlica. «Es una carta sin precedentes, impregnada de dolor, tristeza y humillaciĂłn, donde condena una vez más el abuso sexual cometidos con menores», apunta. «Tolerancia cero, pues no cabe en la Iglesia que niños, confiados por sus padres a sacerdotes y educadores catĂłlicos, hayan sufrido o sufran esa degradaciĂłn. ‘El dolor de las vĂ­ctimas y sus familias es tambiĂ©n nuestro dolor’, dice el Papa, despuĂ©s de conocer un informe terrible de abusos en Estados Unidos (Pensilvania)», subraya.

Según añade el arzobispo de Toledo, aunque haya acontecido en el pasado, las heridas «nunca prescriben». «El dolor de estas víctimas es un gemido que clama al cielo. Sin duda participamos de los sentimientos del Papa, expresados en esta Carta», agrega.

Sin embargo, bajo su punto de vista, su carta no fue entendida y sí «fuertemente criticada» en los medios de Irlanda, «en la opinión de muchos». «Mi impresión es que la Iglesia en Irlanda está un poco asediada por los hechos que aquí sucedieron, y los sacerdotes sospechosos de ser todos pederastas y mirados con desconfianza». «Eso no es justo, y menos justo es que el Papa Francisco esté cargando con una cruz muy pesada, cuando anuncia el Evangelio con fidelidad y libertad, y denuncia con valentía lo que Dios reprueba, pidiendo además perdón humildemente por los pecados y equivocaciones de los miembros de la Iglesia, clérigos y laicos. Y exigir actuaciones decididas para que no se repitan estos atropellos», subraya Braulio Rodríguez.

TambiĂ©n señala el arzobispo toledano que el Ăşltimo dĂ­a de la visita del Papa Francisco a Irlanda se publicĂł un ‘memorándum’ con «graves acusaciones» contra Ă©l y otros miembros destacados de la Curia Romana y de otros lugares. «El documento, presentado por algĂşn medio español como un intento de ‘sacar a la Iglesia de la fĂ©tida ciĂ©naga en la que ha caĂ­do’, es indefendible, lleno de manipulaciones y errores, hecho un poco desde el rencor, pero sin aportar pruebas convincentes», lamenta. «Yo lo denominarĂ­a un deseo de desestabilizar al Santo Padre y de minar su autoridad moral», concluye RodrĂ­guez.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!