El Arzobispado de Barcelona respeta el «belén» laico de Colau aunque preferiría uno más entendible

El Arzobispado de Barcelona cree que “cada uno puede tener una opinión sobre la revisión del belén” que hace el Ayuntamiento de Barcelona con el pesebre laico que ha instalado en la Plaza de Sant Jaume, aunque ha reconocido que es partidario de belenes “que puedan ser disfrutados entendidos por todos“.

Como cada año, el belén gigante que el Ayuntamiento de Barcelona instala en la plaza de Sant Jaume ha generado críticas, especialmente de los grupos municipales de Ciudadanos y PP, y algunos elogios por su carácter artístico, de laicidad y modernidad.

El belén en cuestión es una propuesta del escenógrafo Sebastià Brosa que gira en torno a las reuniones y las comidas familiares y los buenos deseos navideños. Los doce personajes del pesebre tradicional se personifican cada uno en una silla, alrededor de una gran mesa en la que hay doce nidos cada uno con un deseo escrito en su interior.

Ante la polémica generada por este pesebre alternativo al tradicional, el Arzobispado ha reconocido hoy que “mucha gente nos pregunta por el pesebre que se ha instalado este año en la plaza de Sant Jaume”. “Se trata -según el Arzobispado- de una representación artística del nacimiento de Jesús y, como tal, cada uno tendrá su opinión sobre esta revisión del pesebre”.

Sin embargo, el Arzobispado reconoce que “desde la Iglesia somos partidarios de hacer belenes que puedan ser disfrutados y entendidos por todos, especialmente por los más pequeños. Es el caso del pesebre que se puede visitar en el claustro de la catedral, a 200 metros de la plaza de Sant Jaume”.

“Por Santa Caterina o por Santa Llúcia, desde la Iglesia católica animamos a todas las familias a montar un belén en casa que simbolice el significado del nacimiento de Jesús, para preparar la fiesta de Navidad que celebramos la mayoría de barceloneses y barcelonesas”, ha añadido el Arzobispado.

El belén laico instalado por el gobierno de Ada Colau ha recibido agrias críticas del presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, que lo ha calificado de “bodrio” y ha pedido que se sustituya por uno tradicional.

También la presidenta del grupo de Ciudadanos, Carina Mejías, acusó ayer a Ada Colau de “hacer el ridículo convirtiendo la Navidad en el solsticio de invierno para acabar con la tradición religiosa, con un pesebre de la plaza Sant Jaume que es un montaje vergonzoso”, informa Efe.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!