El año de las 24 uvas bajo el reloj de la Puerta del Sol

El relojero Jesús López Terradas, que cuida desde hace décadas del emblemático reloj de la Puerta del Sol, ha puesto manos a la obra para supervisar la delicada tarea que debe afrontar hoy: dar por dos veces el paso al nuevo año, la primera con la hora de la península, a las 12 de la noche, y la segunda a la hora canaria, 60 minutos después. El año 2019 comenzará así con la tradición de las 12 uvas multiplicada por dos en el mismo escenario.

Los presidentes regionales de Madrid, Ángel Garrido, y Canarias, Fernando Clavijo, asistieron ayer a las explicaciones del relojero sobre lo que ha de hacerse para retrasar el reloj y que vuelva a dar las doce campanadas.

Bola y cuartos «dobles»

El proceso será así: primero, sonarán las tradicionales doce campanadas justo a la medianoche del 31 de diciembre. La bola bajará y se iluminará el cartel con el rótulo «Feliz 2019». Bajo el reloj, decenas de miles de madrileños que se habrán concentrado en el lugar celebrarán el cambio de año con brindis, abrazos y besos. Quince minutos después, el relojero retrasará una hora las manecillas, dejando que las esferas del reloj muestren las 11:15.

Una vez realizado este «viaje en el tiempo», y mientras abajo y todos los canarios esperan a que vuelvan a ser las doce, vuelva a caer la bola y a sonar los cuartos, se aprovechará para cambiar el sonido que produce el reloj, para que lo que suene a continuación vuelvan a ser las doce.

Es, reconoció López Terradas, «bastante trabajo», pero lo afronta con una sonrisa porque es «una única noche», y una «de mucha alegría», a la que él contribuye con su esfuerzo.

Proyecciones

El jefe del Ejecutivo madrileño Ángel Garrido ha explicado que desde las 00:04 (hora peninsular) y hasta que suene nuevamente el carillón para dar la campanada con la hora canaria, habrá una serie de actividades lúdicas en la plaza para solaz de los que allí esperan. Entre otras, se proyectará un vídeo sobre la fachada de la Real Casa de Correos, para la promoción de las bellezas de las Islas Canarias y de la ciudad de Madrid, hermanadas como nunca en esa jornada.

De este modo, como explicó el presidente canario Fernando Clavijo, «el kilómetro cero convertirá esta mágica noche en una embajada de Canarias». La iniciativa, que fue anunciada oficialmente el 5 de octubre, ha sido todo un éxito mediático: sólo en el día en que se hizo pública llegó a más de seis millones de espectadores en televisión, tuvo 50 millones de impactos en internet y fue publicado por 135 medios digitales y por 50 periódicos en papel al día siguiente.

Símbolo de concordia

Por esta vía de las campanadas dobles, afirmó Garrido, el reloj de la Puerta del Sol se convierte en un símbolo «del entendimiento y la concordia» y de «la voluntad de continuar siendo un país unido y solidario» con «colaboración de las comunidades. Y eso debería ser lo habitual», recordó.

Garrido ha recordado que el reloj, fabricado en 1866 por José Rodríguez Losada, se ajustará «momentáneamente» al huso de Canarias y la ciudad de Madrid se convertirá, una vez más, «en el rompeolas de todas las Españas». «Nunca como mañana tendrá tanto sentido la frase ‘el tiempo vuela’», comentó el presidente madrileño.

En esta ocasión, el aforo de la Puerta del Sol se ha reducido en un 20 por ciento. Se reproducirán los controles de acceso para evitar la entrada con algún elemento que pueda resultar peligroso –como botellas de cristal–. Y por primera vez, habrá un espacio exclusivo y habilitado para personas con movilidad reducida.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!