El «agujero» de deuda del Gobierno con la Xunta amenaza los servicios públicos

Un Real Decreto-ley lo solucionaría todo, afirman desde el PP de Galicia y desde la Xunta. Deben hacerlo y, a su juicio, pueden hacerlo, ya que hay precedentes de decretos aprobados con el Gobierno en funciones. Pero desde el PSdeG ven imposible que el Ejecutivo de Pedro Sánchez pueda dar en este momento a la Xunta los 700 millones que le adeuda y de los que en gran medida depende para que las cuentas que fueron aprobadas para este curso se puedan ejecutar con normalidad. Esa imposibilidad se produce, precisamente, por estar en funciones, a pesar de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, está al tanto de esta situación y quiere resolverla, explicó ayer a los medios en un desayuno informativo el portavoz del PSdeG en el Parlamento gallego, Xoaquín Fernández Leiceaga. El socialista quiso añadir que este tema está siendo tratado desde el lado popular con «un punto y medio de demagogia». Además, desde el partido de Gonzalo Caballero se había pedido en los últimos días que los diputados del PPdeG en el Congreso de los Diputados apoyasen la investidura de Sánchez para que pueda haber un Ejecutivo en plenas facultades y que transfiera esa deuda que tiene con el Gobierno de Galicia.

Otro viernes social

Los populares ven posible que ese dinero se transfiera al igual que era posible realizar los conocidos como viernes sociales, en los que el Ejecutivo socialista «hacía propaganda electoral», afirmó el secretario general del PP gallego, Miguel Tellado, en un comunicado. Remarcan que si se potenciaban las políticas sociales mediante esos decretos aprobados en el Consejo de Ministros, ahora se debería hacer lo mismo para mantener aquellos servicios básicos que son de titularidad autonómica, como la sanidad y la educación, pero también para pagar las nóminas de los trabajadores públicos o las facturas contraídas con los diferentes proveedores. En definitiva, exige Tellado, «que [el Gobierno del Estado] no juegue» con los servicios públicos de la Comunidad.

La solución ofrecida por los socialistas no ha resultado del agrado de los populares, que hablan directamente un «chantaje», que además es «inaudito». La razón de la contundente crítica es que de esa manera «amenazan con no darnos a los gallegos lo que es nuestro», señaló el secretario general del PP gallego, que añade que con estas declaraciones se «insulta a toda la ciudadanía de nuestra Comunidad, que no puede ser rehén de la incapacidad de los socialistas para formar Gobierno». Ayer el presidente del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, ahondó en la misma idea, pidiendo al Gobierno en funciones que se deje de «excusas» y que consiga los votos necesarios para ganar en la sesión de investidura y poder gestionar al cien por cien de nuevo el Gobierno del Estado.

La situación está provocando problemas en la tesorería autonómica, ya que de los 700 millones que el Gobierno tiene que transferir a Galicia 530 se incluyeron en las partidas presupuestarias que están en vigor durante este 2019. Por eso existe la urgencia para poder afrontar los pagos, ya que esa parte del dinero no está disponible, pero los pagos se tienen que seguir realizando de todas maneras con el dinero que está disponible en este momento en la caja. Y si no hay un Gobierno pronto, e incluso se llega a una repetición electoral, se corre el riesgo de que Galicia no vea el montante en sus cuentas hasta que se liquide la financiación autonómica de este año, lo que ocurrirá en el verano del 2021.

Ese «agujero», que es como se refirió ayer Tellado a la cifra que se adeuda solo para las cuentas del presente ejercicio, «no tiene precedentes», teniendo en cuenta que la Xunta tampoco ha cobrado los 180 millones de euros que el Gobierno concede a las comunidades autónomas que cumplieron con los objetivos de estabilidad durante los años 2017 y 2018. Traducido por Tellado, esto supone que «estamos sufriendo una discriminación más por tener un Gobierno responsable y por no gastar lo que no es nuestro», ahondó. Feijóo también remarcó que no es aceptable que un lugar con estabilidad «política y parlamentaria» no tenga también calma en la economía.

El crédito

Además, el Gobierno y el propio PP descartan hacer recortes en el caso de que no llegue el dinero a tiempo y también excluyen la posibilidad de que el PSdeG pueda utilizar ese hecho como arma arrojadiza en la campaña que se avecina para el año que viene: «Si su intención es poder decir que Galicia va a tener que acometer algún recorte de gasto, no lo va a conseguir», avisan. Pero para que no haya recortes el dinero tiene que llegar de algún lado, y la Xunta ha tenido que recurrir a los créditos para resguardarse las espaldas y salvar las «tensiones de tesorería», como las definió Feijóo el jueves tras la reunión semanal del Consello del Gobierno autonómico. El mandatario gallego insistió en que solo hay una opción para solucionar el problema: que desde Madrid se «pague lo que se debe».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *