EE.UU: por qué la extracción de carbón está envenenando a algunas comunidades de ese país

El anillo de bodas de Casey perdió el color debido al nivel de contaminación del agua en su casa. Ahora usa una banda de plástico en su lugar Fuente: Archivo РCrédito: Getty Images

Muchas familias en Virginia Occidental, EE.UU., aseguran que los procedimientos para extraer carbón en las minas cercanas a sus hogares han contaminado el agua. Algunos incluso han demandado a las poderosas corporaciones detrás de esta industria.

El anillo de bodas de Casey perdió el color debido al nivel de contaminación del agua en su casa. Ahora usa una banda de plástico en su lugar.

Casey (seudónimo) ahora lleva un anillo de bodas de un dólar. La decisión de comprar una banda de plástico azul la tomó después de que su anillo original quedara arruinado por el agua tóxica que ha estado bombeando en su hogar durante más de una década.

“Necesitaba ponerme algo”, dice. “Me sent√≠a vac√≠a sin √©l”. Casey coloca su alianza de boda original, ahora descolorida y corro√≠da, en la palma de la mano. Su piel, especialmente la de las manos, se ha vuelto √°spera y dolorosa.

Los grifos de su casa se han desgastado, la lavadora deja de funcionar con frecuencia y el ba√Īo y la cocina se han manchado de un color naranja profundo por los contaminantes (hierro, azufre, incluso ars√©nico) que se han filtrado en el suministro de agua de la vivienda

Los grifos de su casa se han desgastado, la lavadora deja de funcionar con frecuencia y el ba√Īo y la cocina se han manchado de un color naranja profundo por los contaminantes (hierro, azufre, incluso ars√©nico) que se han filtrado en el suministro de agua de la vivienda. Estamos en Appalachia, el coraz√≥n de las minas de carb√≥n de Estados Unidos.

Este sitio es el hogar de algunas de las comunidades más pobres y aisladas del país, donde el legado de la minería se puede apreciar a lo largo de sus vastas carreteras, ya sea por las plantas de procesamiento abandonadas o las cicatrices del paisaje.

La casa de Casey, localizada en en el sur de Virginia Occidental, es una peque√Īa estructura de dos cuartos con un portal de madera.

Vierte un vaso de agua del grifo de la cocina y la deja reposar sobre una mesa. El l√≠quido tiene un olor extra√Īo y una textura pegajosa y en pocos minutos comienza a tornarse naranja oscuro. Una capa de sedimento negro pronto se decanta en el fondo del vaso.

El ba√Īo manchado de agua contaminada, en una casa en las cercan√≠as de una mina de carb√≥n en Virginia Occidental. Fuente: LA NACION

“Esto es con lo que tenemos que lidiar”, dice. “No nos ba√Īamos con esta agua y tampoco cocinamos con ella. Nos mancha las u√Īas, los nudillos y la ropa. Es muy dif√≠cil vivir as√≠”.

Desde el grifo hasta el paisaje

Casey y su esposo Jack (seud√≥nimo) tienen dos ni√Īos peque√Īos y deben conducir durante m√°s de una hora para abastecerse de agua embotellada para beber y cocinar.

“He estado aqu√≠ toda mi vida, pero cuando lleg√≥ la mina de carb√≥n fue cuando el agua comenz√≥ a cambiar”, dice Jack, quien a pesar de trabajar como minero, cree que la industria es responsable de los problemas de su familia con el agua. “Creo que si han hecho mal su trabajo, deber√≠an rectificarlo”.

En el valle vecino se localiza una mina en la que detonan millones de libras de explosivos en las cimas de las monta√Īas para poder extraer el carb√≥n que yace muy por debajo de la superficie. Este proceso, que es parte de una operaci√≥n conocida como remoci√≥n de cimas monta√Īosas, ha generado inconformidad no solo de los residentes cercanos.

Los grupos ecologistas también aseguran que las detonaciones devastan el paisaje y contaminan las vías fluviales.

Para extraer el carb√≥n que se encuentra muy por debajo de la superficie de algunas monta√Īas, es necesario detonar su superficie.
Para extraer el carb√≥n que se encuentra muy por debajo de la superficie de algunas monta√Īas, es necesario detonar su superficie. Fuente: LA NACION

Un √°rea equivalente al tama√Īo del estado de Delaware ha sido aplanada por este procedimiento, seg√ļn un estudio. La primera vez que se puso en pr√°ctica fue en la d√©cada de 1970.

Mientras tanto, otro informe de la Agencia de Protección Ambiental estima que más de 2.000 millas de arroyos (una distancia más larga que el río Mississippi) han quedado enterrados por el exceso de roca y suelo (conocido como sobrecarga) que se genera después de las explosiones.

“Nombre cualquier tipo c√°ncer y lo encontrar√° aqu√≠”

En lugares como Virginia Occidental, donde muchas personas dependen de sus propios pozos para obtener agua, en lugar de las ca√Īer√≠as convencionales, cualquier contaminaci√≥n de los desechos mineros puede tener consecuencias devastadoras.

Estos pozos privados no est√°n regulados, por lo que depende de personas como Casey y Jack determinar si su agua ha sido contaminada.

Sin embargo, la compleja naturaleza de la contaminación del agua significa que muchas personas no son conscientes de lo que está saliendo de sus grifos.

Cuando arroj√°s una gran cantidad de sobrecarga en el valle y empiezas a cubrir arroyos, las fuentes de agua terminan mezcl√°ndose con el material de desechos

Michael McCawley (ingeniero ambiental)

“Cuando arroj√°s una gran cantidad de sobrecarga en el valle y empiezas a cubrir arroyos, las fuentes de agua terminan mezcl√°ndose con el material de desechos”, dice el profesor Michael McCawley, un ingeniero ambiental con una vasta experiencia investigando los impactos en la salud de las detonaciones de monta√Īas.

“Es como arrojar basura geol√≥gica”, explica. “Esto ocasiona un aumento de la concentraci√≥n de iones √°cidos y metales como el ars√©nico y el n√≠quel en el agua”.

Una muestra de agua tomada de la casa de Casey.
Una muestra de agua tomada de la casa de Casey. Fuente: LA NACION

Esta contaminaci√≥n, seg√ļn sus investigaciones, ha tenido un gran impacto en la salud de las personas cuyo suministro de agua se encuentra en la tierra.

“Esta poblaci√≥n est√° bajo ataque tanto a trav√©s del agua como del aire”, comenta McCawley. “Lo que encontramos en el agua podr√≠a causar inflamaciones en el cuerpo, lo que puede desencadenar muchas otras enfermedades cr√≥nicas”.

Y agrega: “Los mayores problemas que hemos encontrado son varios tipos de c√°ncer. Nombre cualquier tipo c√°ncer y lo encontrar√° aqu√≠”.

Al preguntarle sobre la incidencia de esta patología en su comunidad, Casey revela una lista de personas que viven en las cercanías que han sido diagnosticadas recientemente.

“Oh, Se√Īor, todos lo han estado padeciendo”, dice ella. “Da miedo.” El doctor Wesley Lafferty, que reside en el cercano condado de Boone, cree que los desechos mineros est√°n exacerbando una serie de problemas de salud.

“Mi agua era potable y clara antes de que comenzara la remoci√≥n de la cima de la monta√Īa”, dice. “Pero luego empeor√≥. Ol√≠a a huevos podridos y el color de mis lavabos, grifos y toda mi ropa, se volvi√≥ naranja”

“Tenemos s√≠ntomas de todo tipo”, cont√≥ a la organizaci√≥n Human Rights Watch el a√Īo pasado. “Erupciones cut√°neas, enfermedades respiratorias, dermatitis, enfermedades gen√©ricas de la piel”.

“Definitivamente siento que hay un componente ambiental en eso”, dijo.

Personas versus compa√Ī√≠as

En un valle no muy lejos de la casa de Casey y Jack, y sentado cerca de la misma mina que acusan de estar causando la contaminación del agua, Jason Walker describe muchos de los mismos problemas.

“Mi agua era potable y clara antes de que comenzara la remoci√≥n de la cima de la monta√Īa”, dice. “Pero luego empeor√≥. Ol√≠a a huevos podridos y el color de mis lavabos, grifos y toda mi ropa, se volvi√≥ naranja”.

Luego se le hicieron pruebas al agua y se llegó a la conclusión de que era tóxica. Si Walker lava su ropa, por ejemplo, corre el riesgo de que la luz solar directa pueda incendiarla.

Jason Walker asegura que el agua en su hogar est√° envenenada.
Jason Walker asegura que el agua en su hogar est√° envenenada. Fuente: LA NACION

Walker ahora cocina con agua embotellada, pero ha estado recolectando el líquido de un arroyo cercano y tratándolo con productos químicos para piscinas, con el fin de abastecer su casa.

El invierno pasado, después de un período intenso de frío, cortó más de 12 centímetros de hielo con su hacha para acceder al agua del arroyo. Pero cuando las tuberías que usaba para acopiarla se congelaron, tuvo que prescindir de ellas.

“Voy a perforar un nuevo pozo por US$4.000 para evitar que vuelva a suceder, aunque no s√© qu√© tan buena ser√° el agua”, dice. “Tom√© un pr√©stamo contra nuestra propiedad para pagarlo. Es una gran apuesta”.

“Mi abuelo era un minero de carb√≥n, mi pap√° era un minero de carb√≥n, pero si las minas afectan algo, creo que deber√≠an reponerlo”, opine.

“Quiero m√°s regulaciones que realmente ayuden a la personas comunes y no a las compa√Ī√≠as”.

Demandas y divisiones

En una entrevista telef√≥nica con la BBC, un portavoz de la compa√Ī√≠a propietaria de la mina situada en el condado de Wyoming dijo que esta operaba bajo las regulaciones estatales y con un permiso v√°lido.

“Nos consideramos muy buenos vecinos y si alguien tiene un problema, lo abordar√≠amos”, dijo el portavoz de CM Energy, que se hizo cargo de la mina en 2017.

Cuando se le presentaron las quejas de los residentes cercanos, el portavoz se negó a asumir la responsabilidad y dijo que la contaminación del agua podría haber sido causada por varios problemas diferentes.

Jason Walker muestra los residuos de hierro que se acumulan en su sistema de filtración de agua.
Jason Walker muestra los residuos de hierro que se acumulan en su sistema de filtración de agua. Fuente: LA NACION

“Si pens√°ramos que somos responsables, entonces dar√≠amos el paso adelante e intentar√≠amos hacer algo al respecto”, dijo el portavoz. “Si hay algo que nuestra empresa pueda hacer para facilitar el trabajo con los pol√≠ticos y la comunidad local, entonces participar√≠amos”.

El propietario anterior de la mina, Dynamic Energy, no respondió a una solicitud de comentarios.

Esa compa√Ī√≠a est√° enfrentando una demanda de varios residentes, incluidos Casey y Jack, que buscan una compensaci√≥n por los costos de lidiar con sus problemas con el agua.

Hace unos a√Īos la compa√Ī√≠a gan√≥ una demanda similar y Jason, quien form√≥ parte de esa batalla legal, dijo que la derrota dej√≥ a toda la comunidad dividida entre los que apoyaban a la industria del carb√≥n y los que quer√≠an ser compensados por los da√Īos.

“Hay una vecina que no quiere unirse a la demanda”, dice Jason. “No me habla hace casi 2 a√Īos por eso. Tiene miedo de que la demanda provoque la p√©rdida de empleos”.

Los mineros del carbón son actores poderosos en las elecciones de West Virginia.
Los mineros del carbón son actores poderosos en las elecciones de West Virginia. Fuente: LA NACION

Casey entiende las preocupaciones de la vecina. “Las minas de carb√≥n son la fuente de ingreso de muchas familias”, dice.

“Si no trabajas en ellas, solo queda fre√≠r hamburguesas o mudarte de estado para hacer otra cosa”.

Sin embargo, para su esposo Jack no fue una decisión difícil unirse a la más reciente acción legal, a pesar de que él trabaja en la industria de la minería de carbón.

“Lo √ļnico que realmente me importa es tener agua dulce, como la que hab√≠a cuando yo crec√≠a en este lugar”, dice. “No me interesa el dinero. Solo quiero agua limpia”.

Gareth Evans Р© BBC News

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!