Educando a Alberto – LA NACION

“Cuidado con lo que va a decir, se puede arrepentir mañana”.

(De Alberto Fernández a Joaquín Morales Solá.)

Un archivo periodístico es como el boletín escolar: se puede intentar esconderlo, tirarle café encima para borrar las malas notas, decir que se lo comió el perro, que se quemó. Intentos infructuosos. En algún lugar de la escuela queda siempre una prueba, un testimonio. La reconstrucción es inevitable. El pasado da fe. Está ahí.

Es parecido al problemita que viene enfrentando el precandidato Alberto Fernández, a quien su ¿ex? jefa eligió para que sea el jefe de todos nosotros en caso de ganar las elecciones. Alberto dice que está harto de los trolls que quieren ensuciar su imagen. En realidad, esos supuestos monstruos tecnológicos son apenas unos tipos que andan relojeando con lupa el boletín político del Alberto porteño (el otro está en San Luis) en busca de eventuales contradicciones. Como, por ejemplo, que haya dicho que en la segunda presidencia de Cristina -cuando él ya no era jefe de Gabinete- se destruyó la economía, se negó la pobreza y se actuó en forma deplorable en materia judicial, respecto del tratado con Irán y de la muerte de Nisman.

Fernández solo rescata de su boletín K haber sido jefe de Gabinete de todo el gobierno de Néstor: “Quizá no lo recuerdes, pero ayudé a Néstor a sacar al país de la crisis”, dice en uno de sus spots, omitiendo que Néstor llegó liviano de equipaje porque el trabajo duro ya lo había hecho un tal Remes Lenicov.

Alberto, el “tipo común” y “moderado”, que pechó hasta dejar en el piso a un hombre que lo criticó en público, viene también de amenazar al colega Joaquín Morales Solá: “Cuidado con lo que va a decir porque se puede arrepentir mañana”, fue la frase concreta.

¿Se habrá inspirado el precandidato en lo que él mismo pensaba antes de volver al redil cristinista? Y, yendo un poco más atrás, ¿estará arrepentido de haber sido jefe de Gabinete cuando Néstor intervino el Indec para falsear las estadísticas, cuando Antonini y funcionarios del gobierno filtraron una valija con 800.000 dólares por puertas oficiales o cuando Néstor echó a Lavagna tras haber denunciado la cartelización de la obra pública? ¿Tendrá remordimientos de haber ocupado ese altísimo cargo cuando Jaime derivaba subsidios del transporte a bolsillos de funcionarios?

A alguien se le ocurrió una opción fantástica para salir de dudas. La propuso Marita Vizzini en un tuit: “El debate presidencial más interesante sería ‘Alberto Fernández 2015 vs. Alberto Fernández 2019′”.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!