Dos testigos de la CUP se niegan a responder a Vox y Marchena les advierte de las consecuencias penales

El presidente del tribunal que juzga la causa del “procés”, Manuel Marchena, ha decidido deducir testimonio de las negativas de los exdiputados de la CUP Antonio Baños y Eulalia Reguant de responder a las preguntas de Vox en sus declaraciones como testigo.

Pese a las reiteradas advertencias del magistrado de que esta decisión podría tener «consecuencias penales», Antonio Baños ha insistido en que «por dignidad democrática y antifascista» se negaba a contestar a la formación de extrema derecha.

Marchena, de forma generosa, le ha ofrecido la posibilidad de de que ser el mismo quien reproduzca las preguntas que Vox quisiera plantear. Tras un momento de duda, y después de las dos primeras preguntas, Baños ha decidido que tampoco contestaría de esta forma. Tras un receso de cuatro minutos, el juez ha optado por detener la declaración y deducir testimonio por posible obstrucción a la justicia.

La misma actitud ha mantenido la exdiputada Reguant. También se ha negado a responder a un partido que considera «xenófobo y machista» y, al igual que en el caso de Baños, se ha detenido su declaración y se ha deducido testimonio.

El Tribunal Supremo ha impuesto una multa de 2.500 euros a ambos por negarse a declarar como testigos y les ha dado cinco días para reconsiderar su posición, bajo la amenaza de imputarles por desobediencia.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!