dos peticiones de dimisión y un anuncio de denuncia

El consejero catalán de Educación, Josep Bargalló (ERC), defendió ayer a capa y espada las actuaciones de la «Plataforma per la Llengua» fiscalizando el idioma que hablan los alumnos de los colegios e institutos de la comunidad en sus horas de recreo. Según dijo en el Parlament, eso no era espionaje, sino meras «observaciones de incógnito» de carácter sociológico. La posición del republicano le valió dos peticiones de dimisión (PP y Cs) y una denuncia de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB).

Durante el pleno de ayer, el gobierno de Quim Torra trató de zanjar la polémica por la entrada de la Plataforma -la autodenominada «ONG del catalán»- en decenas de colegios sin autorización del Departamento. Afirmó que los centros tienen «autonomía» para este tipo de acciones. Bargalló también aprovechó una interpelación del diputado popular Daniel Serrano para disparar contra la Asamblea, azote de los desmanes del nacionalismo en los centros educativos de la comunidad.

«La AEB ha publicado varios informes con fotografías del interior de los centros. Le puedo asegurar, y quizá me creerá, que no hemos autorizado a esta asociación a entrar en los colegios», apuntó con sorna el consejero republicano. A preguntas de este diario, la AEB negó reiteradamente las acusaciones del consejero catalán. «Cree el ladrón que son todos de su condición. El señor Bargalló está nervioso porque sabe que camina en falso», afirmó la presidenta de la entidad educativa, Ana Losada. Desde la organización también avanzaron su intención de emprender medidas legales contra la Generalitat. También pedirán toda la información referente a la estrecha relación entre la Plataforma y el Departamento de Educación.

«Esta confianza de entrar en una escuela como si estuvieras en tu casa sin contar lo que vas a hacer es muy preocupante», añadió Losada, tras resaltar que requerirá al ejecutivo autonómico que explique cuántas veces se ha reunido Bargalló con los responsables de la entidad catalanista. «Que tengan la desfachatez de decir que hemos obtenido vídeos y fotos de menores ilegalmente es una vergüenza. Es increíble que un consejero mienta deliberadamente contra quienes defienden una escuela no presionada por el independentismo -apuntó Losada a este diario-. Vamos a estudiar las declaraciones de Bargalló y no descartamos emprender medidas legales».

Ciudadanos y el PP

Por su parte, Ciudadanos y el PP reclamaron la dimisión de Bargalló. En declaraciones a ABC, la diputada naranja Sonia Sierra planteó también la posibilidad de que este fuera «cesado» por el propio presidente Quim Torra. El bregado consejero de Educación se irá de vacaciones señalado y cuestionado por una polémica que el constitucionalismo promete no dejar caer en el letargo cuando se retome el curso escolar en septiembre.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!