Doce años esperando este día

Doce años ha durado la travesía del desierto del Espanyol por la Liga española, buscando un puesto que le permitiese acceder a una competición europea. Esta noche, por fin, Cornellá se vestirá de gala para su estreno en la Europa League. Será la primera vez que el flamante estadio blanquiazul acoja un encuentro de esta magnitud internacional desde que fuera inaugurado el 9 agosto del 2009, hace una década. Solo así puede entenderse el hambre que presenta el equipo y la ilusión de la afición, que arropará a los jugadores de David Gallego ante el Stjarnan.

El Espanyol es, sobre el papel, mucho más fuerte que el equipo islandés pero los norteños están mucho más rodados y su fortaleza física será el gran handicap que deberán superar los de David Gallego, que también se estrena en la competición. El técnico blanquiazul ha centrado la preparación de pretemporada para llegar en las mejores condiciones a este encuentro, por lo que alineará a los futbolistas que más minutos han disputados en los dos amistosos previos (Peralada y Lens). Borja Iglesias y Ferreyra se perfilan como la pareja de atacantes, aunque Wu Lei podría tener minutos tras haberse recuperado a tiempo de su lesión en el hombro.

En la Ciudad Condal, sobre todo en Cornellá, se palpa la ilusión por el regreso a una competición europea. «Está siendo una semana especial. Hemos vuelto a Europa gracias al importante esfuerzo que hicimos el año pasado. Volvemos a jugar un partido europeo con toda la ilusión para ganar e ir pasando rondas», asegura Granero, que transmite un mensaje de confianza: «Llegamos al partido ante el Stjarnan con garantías físicas y tácticas, y estamos preparados para afrontar un encuentro de esta categoría».

Prudencia y humildad es el menaje de Diego López, que considera un error pensar en dejar sentenciada la eliminatoria en la ida. «Tenemos que salir con mucho respeto. En el fútbol puede pasar cualquier cosa. Máxima humildad. Hay que intentar llegar al partido con la mayor idea posible de sus puntos fuertes y débiles. Salir muy metidos y enchufados. Para la gente también significa algo muy importante», asegura el portero, que lanza un titular: «Empieza una cerrera de seis partidos y la meta es muy golosa. Todos queremos estar en la fase de grupos».

El Stjarnan llega a Cornellá sin complejos. Actualmente es el cuarto clasificado de su Liga, con doce equipos participantes, y la pasada temporada finalizó tercero en la tabla. Eso quiere decir que está mucho más rodado y mejor físicamente, aunque el Espanyol es superior, como demuestra a semiprofesionalidad de sus futbolistas, que compaginan los partidos y entrenamientos con jornadas laborales completas. El Stjarnan se ha hecho famoso por la forma que tiene de celebrar los goles, auténticas coreografías que simulan un parto, la pesca de un salmón, una guerrilla o la explosión de una granada, entre otras muchas.

El partido de vuelta se disputará la próxima semana y el vencedor de la eliminatoria se medirá al ganador del duelo entre el Luzern (Suiza) y el Klaksvik (Islas Feroe).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!