Divina comida: la noche que Karina Jelinek estuvo con David Beckham

Karina Jelinek y su encuentro con el futbolista internacional. Crédito: Gentileza Telefe

Última noche de la semana en Divina comida, y momento de que Gabriel Schultz oficie de anfitrión. El periodista, que estuvo toda la semana haciendo gala de ironía y sarcasmo, a la hora de invitar a su hogar eligió un perfil bajo. Dedicado y discreto, Schultz armó un menú a gusto de los comensales, y dejó que ellos fueran los protagonistas.

En la sobremesa llegó la hora de jugar, en este caso se trataba de preguntas elegidas al azar que el grupo tenía que contestar. Llegó el momento de soñar una noche romántica, y las chicas tomaron la posta. Silvina Luna sorprendió soñando un encuentro con el psicólogo suizo Carl Jung (que falleció en 1961), aunque se apuró a aclarar que no habría sido en plan sexual, sino para “charlar y que me vuele la cabeza”.

Inmediatamente llegó el turno de Karina Jelinek, quien mucho más terrenal, eligió como destinatario de su fantasía a David Beckham. Y enseguida contó que tuvo la oportunidad de estar con él en Estados Unidos. “Había parado de casualidad en un hotel, muy chiquito, muy exclusivo. Bajamos a comer con mi amiga productora, y el encargado del hotel, Ramón, que es amigo mío me dice ‘Está David Beckham, no puede entrar nadie a comer.’ Yo lo conocía de fotos, nomás”.

Sin embargo, Ramón, que claramente era buen amigo de la modelo, movió influencias e instantes después le dijo: “Quiere que pases”. Jelinek continuó con su relato ante el interés del resto. “Entonces entramos y comí frente a él, y nos mirábamos. Él estaba en su mesa con su gente, no estaba su mujer, y yo en la mía. Me lo presentaron, y nada más. Es un hombre casado, así que para mí tiene corpiño“, cerró la historia Karina, y quedó flotando en el aire la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si Beckham estaba soltero?

Silvina Luna sumó una historia menos glamorosa, pero con el mismo famoso: “Hace poco yo también lo vi. Estaba en un bar de Miami, y una amiga me dice: ‘Ese es Beckham’, y vi a un pibe de gorrita rodeado de hombres y mujeres. Pero a mí no me dio ni b. No me miró ni de pasada”.

El affaire Beckham terminó con las chicas discutiendo si era alto o bajo de altura. Así que una de dos: o los encuentros fueron en lugares muy oscuros, o a alguna de las dos le cambiaron el personaje.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!