Disminuyeron 54% los secuestros extorsivos por el arresto de bandas

El mes pasado fue detenido el jefe de una banda de secuestradores en el conurbano Crédito: Ministerio de Seguridad

Los datos oficiales confirmaron que en los casos de raptos se mantiene la tendencia descendente iniciada en 2016; este año, la mayoría de los episodios se registraron en el conurbano

La curva descendente de los secuestros extorsivos se confirmó en el informe semestral que llegó al despacho de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Ese documento registró 25 raptos denunciados entre el 1° de enero y el 30 de junio, en una importante disminución de episodios si se analiza el mismo período del año pasado, cuando se investigaron 46 delitos con esa tipificación. Las autoridades nacionales esperan sostener esa tendencia iniciada en 2016. Los expedientes de los primeros seis meses de este año representan el 22% de las pesquisas desarrolladas durante todo 2018 por esta clase de delitos.

La mayoría de los secuestros se concretaron en Buenos Aires, donde fueron registrados 16 casos en los últimos seis meses. En junio pasado se iniciaron causas por raptos en Zárate, Rafael Castillo, Temperley, Virrey del Pino y Castelar. También hubo un episodio conocido en la ciudad de Buenos Aires, donde se llevaron adelante seis raptos en este semestre. Los otros tres secuestros ocurrieron en las ciudades de Córdoba, Mendoza y Orán, la localidad salteña que tiene la tasa más alta de homicidios en la Argentina.

Para las autoridades, el descenso de secuestros fue posible al fortalecer la capacitación del personal asignado por la Policía Federal a las cinco divisiones antisecuestros, situación que mejoró la eficacia en la respuesta policial para capturar a las bandas. Es que si bien no se puede evitar directamente el acto del secuestro, resultó importante entonces la investigación de los casos para golpear a las bandas que se habían especializado en esa clase de delitos. Esos detectives -que realizan cursos sobre esta temática en la escuela de la Policía Nacional de Colombia- colaboran con la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos, a cargo de Santiago Marquevich.

El mes pasado fueron capturados varios sospechosos de la llamada Banda de Cacho, que operaba en la zona oeste del conurbano, mientras que poco después cayó otro grupo de secuestradores que utilizaba una técnica más sofisticada: dos chicas se hacían pasar por promotoras de eventos en Pinamar, se relacionaban con potenciales víctimas y los secuestros se concretaban cuando los hombres visitaban a las mujeres en la localidad de Paso del Rey, en el partido bonaerense de Moreno.

Así fueron interceptados al menos dos hombres que las supuestas promotoras conocieron en la costa y que fueron interceptados luego de dejar en sus casas a las cómplices de esa organización criminal.

Más allá de las bandas desarticuladas, para los funcionarios que siguen la evolución de esta clase de delitos también las sentencias resultaron importantes para desalentar a delincuentes. En mayo pasado fue condenado a 11 años de prisión el jefe de una organización criminal que había raptado a dos personas en junio de 2017. Una condena en menos de dos años puede considerarse, en estos casos, una resolución bastante rápida del caso. Ese grupo criminal había raptado a dos hombres que estaban en una panadería en la localidad bonaerense de La Tablada y negociaron un rescate que fue pagado pocas horas después. El botín que costó once años de prisión al cabecilla de la banda estuvo compuesto de $6000 y una consola de videojuegos.

Los analistas sospechan que parte de las organizaciones criminales dedicadas a los secuestros se enfocaron en las entraderas, al tener los delincuentes menos capacidad de movimiento por la presión oficial para disminuir el nivel de uno de los delitos que más preocupación genera en la sociedad.

Los datos, por el momento, tranquilizan las oficinas del Ministerio de Seguridad. De los 294 casos registrados en 2015 se pasó, en progresivo descenso, a los 25 de este semestre. Lejos de los momentos en los que este delito causó más conmoción social, ese período entre 2000 y 2003 con más de 500 secuestros cada año.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!