Dilemas

En los rankings de Estados fallidos, con un palmar√©s cada vez m√°s concurrido y problem√°tico para la seguridad internacional, Venezuela ha terminado por hacerse con un lugar tristemente destacado por una mezcla de explosi√≥n, implosi√≥n y erosi√≥n. Con creces, el r√©gimen de Nicol√°s Maduro cumple los cuatro criterios fundamentales que explican tanto sufrimiento: P√©rdida del control f√≠sico de su territorio o del monopolio del uso leg√≠timo de la fuerza. Adem√°s de la crisis regional que representa Venezuela, sirva como referencia el informe reci√©n publicado por Amnist√≠a Internacional que detalla c√≥mo el chavismo est√° utilizando con total impunidad el hambre, el miedo, cientos de detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales para mantenerse en el poder. Erosi√≥n de la autoridad leg√≠tima para tomar decisiones colectivas. Maduro, incapaz de recrear el chavismo sin Ch√°vez, ha alcanzado un nivel extremo de impopularidad en su deriva autoritaria. Hasta el punto de recurrir a un masivo fraude para su reelecci√≥n ignorando a la Asamblea Nacional con mayor√≠a opositora. Incapacidad para proveer razonables servicios p√ļblicos. Las carencias de alimentos, medicinas y servicios b√°sicos resultan incompatibles con un pa√≠s bendecido con toda clase de recursos naturales, incluidas las mayores reservas certificadas de petr√≥leo en el mundo. Dentro del pacto de prosperidad a cambio de revoluci√≥n, lo √ļnico que ha proliferado durante los cinco √ļltimos a√Īos en Venezuela es la corrupci√≥n, la inseguridad y un retroceso demencial en toda clase de indicadores socioecon√≥micos. Seg√ļn Naciones Unidas, 3,4 millones de venezolanos han huido de su pa√≠s. Incapacidad para interactuar con otros estados como miembro pleno de la comunidad internacional. Juan Guaid√≥ ha sido reconocido por m√°s de 50 naciones como el leg√≠timo presidente de Venezuela dentro de un consenso democr√°tico a favor de un cambio pol√≠tico sin violencia. Ante todos estos factores, Venezuela no es solo un Estado fallido sino que tambi√©n representa un doloroso fracaso de la izquierda populista. Como dec√≠a Jorge Luis Borges ante otra similar declinaci√≥n pol√≠tica latinoamericana: ¬ęEl peronismo no es ni bueno ni malo, es incorregible¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!