Diez segundos de filmación rescatan las primeras imágenes en movimiento de Lorca en Galicia

Diez segundos de película en los que Federico García Lorca pasea sonriente junto a varios integrantes de La Barraca por la ciudad de Vigo y monta un escenario en la emblemática plaza de A Quintana, en Compostela, constituyen las primeras imágenes en movimiento que documentan el paso del poeta granadino por Galicia. Era agosto de 1932 y su compañía teatral giraba por el noroeste de España. Las imágenes filmadas en la capital gallega se corresponden con el 24 de agosto. Los miembros de la compañía instalan la escenografía para una representación entre la Casa da Conga y la Berenguela. Al día siguiente, la función continuaría en Vigo, en el hoy desaparecido Parque das Cabañas.

Los diez minutos de película identificados fueron proyectados este viernes en un acto del Club Faro en Vigo, con presencia del responsable del hallazgo, el fotohistoriador Carlos Castelao, y el editor Henrique Alvarellos, impulsor durante 2018 del «Día de García Lorca en Galicia».

Fotograma correspondiente al montaje en la plaza de A Quintana. Agosto de 1932 – ALVARELLOS EDITORA

La grabación, explica Alvarellos Editora, fue realizada por Gonzalo Menéndez-Pidal, hijo del polígrafo Ramón Menéndez Pidal, y miembro de La Barraca. Alvarellos Editora consiguió una copia completa de este vídeo, que hoy se conserva en el archivo del Instituto Valencià de Cultura, organismo que custodia el legado de Gonzalo Menéndez-Pidal, fallecido en 2008.

Todo partió de una de las fotografías incluidas en la edición acsimilar de los «Seis poemas galegas de Lorca». Alvarellos Editora, responsable del título, encargó a Carlos Castelao un estudio a fondo de la filmación, y el fotohistoriador pudo comprobar «sin error» que unos fotogramas que nunca habían sido identificados se correspondían con la estancia de Lorca y La Barraca en Vigo el 25 de agosto de 1932 y con el montaje, un día antes, del escenario un día antes en la plaza de A Quintana de Santiago. Algunos fragmentos de la película, expone la editorial, pueden ser visualizados en Internet pero «incomprensiblemente», apuntan, nunca antes habían sido identificados.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!